CEOE CEPYME Salamanca alerta de la crítica situación del empleo en Salamanca, especialmente en los servicios

La crisis sanitaria del COVID-19 continúa afectando de lleno al mercado laboral de Salamanca, que ha empeorado sus cifras en el mes de diciembre de 2020. La provincia ha cerrado el año con 26.014 desempleados, 360 más que en el mes de noviembre y 3.932 más que en el mismo periodo del 2019.

Una mala tendencia que se percibe en la destrucción del empleo en todos los sectores productivos, especialmente en los servicios y en la construcción, pese a que actualmente 5.341 trabajadores de Salamanca se encuentren en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

La situación crítica que vive el mercado laboral de Salamanca tiene un reflejo en los servicios, sector hegemónico en la provincia, que supone un 73% del total de desempleados. En un mes de diciembre, tradicionalmente positivo para el empleo, el efecto arrastre de la campaña de navidad no ha supuesto ningún revulsivo. Tampoco son positivas las cifras de la afiliación en la provincia, que cuenta actualmente con 118.438 trabajadores inscritos, 214 menos que en el mes de noviembre y 2.279 menos que hace un año.

Ante estos datos, CEOE CEPYME Salamanca considera que, en esta situación tan compleja, son más necesarias que nunca todas las medidas que sirvan para dar certidumbre a empresarios y trabajadores, evitando nuevos incrementos de los costes laborales que puedan poner en peligro la actividad y el empleo. La patronal salmantina aboga por una prórroga de los ERTES más allá del 31 de enero, adaptando su duración al devenir de la pandemia; así como la exoneración total de las cotizaciones sociales mientras dure esta situación de excepcionalidad.

Es igualmente urgente la aplicación sin retrasos de los acuerdos suscritos por CEOE Castilla y León en el Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social, especialmente en aquellos artículos que buscan salvaguardar la actividad de las pymes y autónomos.

En este sentido, CEOE CEPYME Salamanca recuerda la gran utilidad que ha tenido hasta la fecha el Diálogo Social de Castilla y León, como herramienta de estabilidad y progreso para empresas y trabajadores, imprescindible en la consolidación del empleo estable y de calidad en Salamanca.

CEOE-CEPYME Salamanca advierte del grave daño que las restricciones han causado al mercado laboral de la provincia

La crisis sanitaria del COVID-19 y las restricciones para el control de la pandemia han afectado de lleno al mercado laboral de Salamanca, que ha cerrado el mes de noviembre con 25.654 desempleados, 728 más que en el mes previo y 2.976 que en el mismo periodo del año pasado.

Las malas perspectivas que ya se vislumbraban el mes pasado, desgraciadamente, se han confirmado con un aumento del desempleo en todos los sectores productivos de la provincia, pese al mantenimiento de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES), que salvaguardan el empleo de cerca de 5.000 trabajadores salmantinos. En especial, CEOE-CEPYME Salamanca destaca la evolución del sector servicios, que acumula 498 desempleados de los 728 totales, lo que significa que 2 de cada 3 trabajadores sin empleo proceden del mismo.

Tampoco son positivas las cifras de la afiliación en la provincia, que cuenta actualmente con más de 118.00 trabajadores inscritos, 460 menos que en el mes de octubre y 2.363 menos que en el mes de noviembre de 2019.

Ante estos datos, la patronal salmantina subraya que las medidas restrictivas impuestas por los rebrotes del Covid-19 son un paso atrás para el tejido empresarial de Salamanca, ya de por sí muy castigado desde el inicio de la crisis sanitaria en el mes de marzo. Por ello, CEOE-CEPYME Salamanca espera que la Junta de Castilla y León, pueda levantar próximamente dichas medidas, siempre y cuando, esta decisión no afecte a la protección de la salud de empresarios y trabajadores.

Con la caída de los niveles de empleo y actividad en la provincia de Salamanca, CEOE-CEPYME Salamanca considera que se deben intensificar todas aquellas medidas que minimicen el impacto de esta crisis sanitaria en las empresas.

Por ello, apoya la petición de CECALE, quien solicita la ejecución urgente de las diferentes partidas contempladas en el Plan de Choque, con el fin de favorecer el empleo de las personas y la viabilidad de las empresas y colectivos más afectados por la pandemia. Unas decisiones que deben evolucionar al mismo tiempo que la crisis sanitaria, siempre teniendo en cuenta al sector empresarial, verdadero generador de riqueza y empleo en nuestro territorio. 

CEOE-CEPYME Salamanca alerta de que las restricciones supondrán más desempleo, ERTES y cierres de empresas

Un día después del anuncio de la Junta de Castilla y León de nuevas restricciones en toda Castilla y León, Salamanca ha cerrado el mes de octubre con un aumento del desempleo de 348 personas, 2.365 más que el mismo mes de 2019.

En un contexto marcado por una incertidumbre creciente, el mercado laboral de Salamanca sólo ha conseguido crear empleo en el sector de la construcción, con 48 trabajadores menos. Mientras, el resto de sectores, con los servicios a la cabeza, han destruido empleo.

Salamanca sigue la tendencia autonómica, en la que ha crecido el desempleo en todas las provincias, pese al gran esfuerzo realizado desde el sector empresarial salmantino para preservar la continuidad de las empresas y de sus puestos de trabajo.

Por ello, CEOE-CEPYME Salamanca muestra su preocupación por el grave impacto que tienen las restricciones para el control de la pandemia en la actividad económica, que significarán, si no se mitigan sus efectos, un aumento del desempleo, de los ERTES y del cierre de empresas.
En una provincia con un alto índice de pymes, CEOE-CEPYME Salamanca solicita que se tengan en cuenta medidas especiales que preserven la continuidad del núcleo básico de la economía salmantina.

Igualmente, CEOE-CEPYME Salamanca se une a la patronal autonómica CECALE en su petición a todas las administraciones para que éstas apliquen todas las medidas necesarias para revertir la profunda crisis económica que atraviesan los empresarios.

Finalmente, la patronal salamantina insta a que se cumplan de inmediato las medidas adoptadas en el Diálogo Social de Castilla y León dirigidas al tejido empresarial, fundamentales para la recuperación de una crisis que amenaza la continuidad de muchas empresas, tanto de la provincia como de la comunidad.

CONFAES solicita el máximo apoyo a las pymes ante un escenario de gran incertidumbre por los rebrotes

Un día antes de la entrada en vigor de las medidas preventivas frente al COVID-19 en la capital provincial, Salamanca ha conocido las cifras del paro registrado en el mes de agosto que ha supuesto un aumento de 74 desempleados.

En un contexto tan complicado, marcado por la incertidumbre generada por los rebrotes, las empresas de Salamanca continúan esforzándose día a día para volver a la normalidad económica. Este hecho se constata en uno de los menores aumentos del desempleo en el mes de agosto de los últimos años.

Pese a que todavía estemos lejos de las cifras previas a la pandemia, 3.565 más que en el mismo mes de 2019 (sin tener en cuenta a los trabajadores que se encuentran en ERTE) CONFAES quiere mostrar su preocupación por las restricciones que entrarán en vigor mañana en Salamanca capital y que afectarán directamente al sector más importante de la economía provincial: los servicios

Por ello, la representante de CEOE, CEPYME y CECALE en Salamanca considera prioritario que las Administraciones Públicas den el máximo apoyo a las pymes que están sufriendo una drástica reducción de su actividad por culpa de la pandemia, así como de la entrada en vigor de estas nuevas medidas que, en muchos casos, suponen un nuevo contratiempo en sus previsiones.

En este sentido, CONFAES quiere concienciar a todos los salmantinos sobre la importancia del cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios, como única vía para poder evitar la aplicación de restricciones aún mayores en un futuro próximo.

Igualmente, CONFAES confía en que se reanude próximamente el Dialogo Social de Castilla y León para poder así cerrar todos los acuerdos necesarios que aseguren la viabilidad de las empresas y aporten certidumbre en unos días tan complicados para tantas empresas.

Especialmente, la patronal salmantina quiere poner el foco en la extensión de los ERTES a las empresas más directamente afectadas por el COVID-19. Su aplicación ha sido una importante herramienta para garantizar la continuidad de muchas pymes de Salamanca, quienes son las responsables de la gran mayoría de los puestos de trabajo en la provincia de Salamanca.   

CONFAES reclama más acciones que estimulen la recuperación del mercado laboral de Salamanca

Pese a que las cifras del paro registrado en Salamanca correspondientes al mes de julio hayan supuesto una reducción de 1.328 desempleados, CONFAES señala que la actual crisis sanitaria del COVID-19 sigue influyendo de manera decisiva en el comportamiento del mercado laboral de la provincia.

Esta evolución muestra que Salamanca avanza lentamente hacia la normalidad económica, laboral y social, aunque todavía están lejos las cifras previas a la pandemia, como bien indican los 3.711 desempleados más respecto a julio de 2019.

En este sentido, el presidente de CONFAES ha señalado que “el barómetro del paro real de Salamanca no se conocerá hasta últimos del mes de septiembre-octubre, ya que hasta este periodo no se conocerá el alcance real en el empleo, ya sin el paraguas de los ERTE”.

A tenor de estos datos, CONFAES, como representante en Salamanca de las patronales CEOE, CEPYME y CECALE considera que deben desarrollarse más acciones que garanticen tanto la recuperación económica como la sostenibilidad de las empresas de la provincia, en su papel de generadoras de actividad económica y empleo.

Por ello, son necesarias actuaciones concretas en torno al mercado laboral de la provincia, que aseguren que las empresas cuenten con la flexibilidad, confianza y la seguridad jurídica para desarrollar su actividad, siempre fundamentadas dentro del marco del Diálogo Social de Castilla y León.

Un acuerdo marco, ejemplo de éxito tanto nacional como internacional, que a juicio de CONFAES no debe de modificarse, sino desarrollarse de forma consensuada para que éste sea el instrumento sobre el que se actualicen los programas económicos y sociales que tienen como último fin las empresas y trabajadores de Salamanca.

CONFAES espera que las los nuevos acuerdos del Diálogo Social que se desarrollen en el mes de septiembre sean de calado, para conseguir el impulso al desarrollo económico y social de toda Castilla y León.

Finalmente, CONFAES al igual que su patronal autonómica CECALE subraya que solamente será posible la recuperación del mercado laboral, a través del apoyo a las empresas, teniendo en cuenta la opinión de los empresarios y asegurando su competitividad en un contexto con tantas incertidumbres como el que afrontará Salamanca en los próximos meses.