CEOE CEPYME Salamanca: Las empresas necesitan acabar con las incertidumbres para seguir creando empleo y riqueza

La Confederación CEOE CEPYME Salamanca aplaude una nueva bajada del paro provincial conseguida en el mes de junio, tendencia que debe acogerse con cierta cautela ante el difícil escenario al que se siguen enfrentando cada día las pymes de Salamanca por la gran inflación, la carencia de suministros y las malas perspectivas económicas a partir del otoño.

El paro en Salamanca ha descendido en 757 personas, situándose la cifra actual de desempleados en 18.636, lo que suponen 4.863 personas desempleadas menos que en junio del año pasado. El paro volvió a descender en todos los sectores productivos, salvo la construcción, animado especialmente por la contratación para la temporada de verano en los servicios, sector que volvió a copar la creación de puestos de trabajo.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, Salamanca alcanzó los 124.150 afiliados en el mes de mayo, 1.021 más que en el mes de mayo. Una tendencia en consonancia con los datos autonómicos, ya que la misma ha crecido en todas las provincias de Castilla y León.

La Confederación considera que los buenos datos del empleo son indicador del buen funcionamiento de la reforma laboral, que contempla medidas de flexibilidad que han generado un clima de confianza para la contratación indefinida de nuevos trabajadores, especialmente en un periodo donde crecían los contratos temporales, vinculados a la temporada veraniega.

Además, la patronal salmantina vuelve a reclamar a las Administraciones medidas que aseguren la inversión y el establecimiento de nuevas iniciativas empresariales en la provincia, pese a la coyuntura económica desfavorable para las empresas por el crecimiento desbocado de los precios.

Por ello, es tan importante que la Junta de Castilla y León consiga reunir finalmente al Consejo del Diálogo Social, con el fin de que esta herramienta que ha demostrado su gran utilidad en el pasado pueda poner en marcha a la mayor brevedad las líneas maestras del Plan Anual de Empleo de Castilla y León, de manera consensuada, entre todos los actores que la conforman.

Su desarrollo logrará el fin único que busca todo el tejido empresarial: mejorar la competitividad de las pymes, desarrollar su competitividad y abrirlas al exterior para seguir creando empleo y riqueza en Salamanca.

CEOE CEPYME Salamanca: “Los buenos datos del empleo provincial pueden estar en riesgo si se confirma una subida de los tipos de interés a las empresas”

La Confederación CEOE CEPYME Salamanca considera positiva la tendencia descendente del paro provincial en los últimos meses, unas cifras favorables que deben analizarse con cautela ante el complejo escenario que afrontan actualmente las empresas, debido a la ralentización de la economía y la subida de los precios.

El paro en Salamanca ha descendido en 669 personas, situándose la cifra actual de desempleados en 19.393, lo que suponen 5.507 personas desempleadas menos que en el mismo mes del año pasado. El paro volvió a descender en todos los sectores productivos, animado especialmente por la pujanza de los servicios, sector que volvió a copar la creación de los puestos de trabajo.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, Salamanca alcanzó los 123.129 afiliados en el mes de mayo, 655 más que en el mes de abril. No obstante, los buenos datos del empleo contrastan con el descenso de la contratación indefinida, siendo la única provincia en Castilla y León, con un comportamiento negativo: -3,02%.

 “Debemos considerar que los buenos datos del empleo de Salamanca están condicionados por el difícil contexto socioeconómico y pueden estar en riesgo si se confirma una subida de los tipos de interés a las empresas. Consideramos imprescindible generar un clima de confianza que apoye la actividad de las empresas, evitando incertidumbres regulatorias o medidas que alienten la preocupante espiral inflacionista actual.”, ha declarado Diego García, presidente de CEOE CEPYME Salamanca.  

Por ello, la Confederación reclama a las Administraciones que implementen políticas económicas y sociales que aseguren la creación de nuevos puestos de trabajo en Salamanca.

“Ante las circunstancias que está viviendo el tejido empresarial de Salamanca, la Junta de Castilla y León debe abordar cuanto antes la creación de un plan económico que establezca las líneas maestras sobre las que asegurar el crecimiento económico en los próximos años”, ha añadido el presidente de la patronal salmantina.

En este sentido, los empresarios de Salamanca recuerdan la importancia de ahondar en medidas económicas, encuadradas dentro del Diálogo Social, que impulsen la productividad y la competitividad de las pequeñas y medianas empresas y, por ende, la actividad económica en la provincia.

CEOE CEPYME Salamanca reclama cautela ante los datos positivos del empleo provincial por el difícil contexto económico de los próximos meses

La Confederación CEOE CEPYME Salamanca califica de positivos los datos del empleo provincial correspondientes al mes de abril; no obstante, solicita prudencia ante el futuro efecto que tendrá la subida de precios en las cuentas de las empresas salmantinas y en su capacidad de generar puestos de trabajo.

El paro en Salamanca ha descendido en 499 personas, situándose la cifra actual de desempleados en 20.062, lo que suponen 5.921 personas desempleadas menos que en el mismo mes de 2021. El paro descendió en todos los sectores productivos, animado especialmente por la pujanza de los servicios, que generó casi 3 de cada 4 nuevos puestos de trabajo.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, Salamanca alcanzó los 122.474 afiliados en el mes de abril; 413 más que en el mes de marzo y 4.279 que hace un año. Cabe destacar el impulso a la contratación indefinida, que aumenta un 300% respecto al 2021, lo que supone que cuatro de cada diez contratos firmados durante el mes de abril han sido en esta modalidad.

“Es una buena noticia que se creen más contratos indefinidos, pero tenemos  que buscar alguna solución específica para aquellos sectores que destacan por la temporalidad de los servicios que prestan como son la hostelería, restauración, hotelería, etc”, ha explicado Diego García, presidente de CEOE CEPYME Salamanca.   

Ante estas cifras, la Confederación considera que estos datos positivos deben acogerse con cautela, ya que las previsiones de empleo y actividad económica previstas para los próximos meses estiman una tendencia a la baja. Y es que el escenario de recuperación económica no ha alcanzado la velocidad necesaria, debido especialmente a la compleja situación actual que viven las empresas de la provincia.

Las pymes salmantinas se enfrentan actualmente a un escenario negativo para sus intereses que destaca por una gran incertidumbre, el alza de precios o el aumento de costes, especialmente energéticos, lo que previsiblemente se traducirá en un futuro descenso de la contratación en los próximos meses.

Por ello, es importante reseñar la gran responsabilidad que han mostrado en los últimos años las empresas de Salamanca, quienes han mantenido a toda costa sus niveles de empleo, enfrentándose a un duro escenario como han sido las sucesivas olas de la crisis del COVID-19.

Ante esta nueva etapa, la patronal salmantina recuerda la gran importancia que tendrá el nuevo Ejecutivo de la Junta de Castilla y León en la futura evolución de las empresas salmantinas, apoyándolas en sus problemáticas, como principal garante de la creación de un entorno favorable a la actividad empresarial, tanto en Salamanca como en el resto de provincias de la Comunidad.

Finalmente, CEOE CEPYME Salamanca comparte la petición realizada por CEOE Castilla y León en la que se “espera que el plan económico para hacer frente a la actual situación de crisis económica anunciado por el presidente de la Junta de Castilla y León, cuente con la participación activa de los agentes del Diálogo Social, y no se plantee como una respuesta única y urgente sino complementaria a otras medidas económicas, sociales y laborales que igualmente deben adoptarse con prontitud”.

CEOE CEPYME Salamanca. “Las empresas necesitan la formación de un gobierno autonómico estable para que el empleo de Salamanca crezca”

UNÁNIME APOYO DEL EMPRESARIADO SALMANTINO A DIEGO GARCÍA, NUEVO PRESIDENTE DE CEOE CEPYME SALAMANCA

La Confederación CEOE CEPYME Salamanca subraya el descenso continuado que acumula el empleo de la provincia en términos interanuales, según reflejan las estadísticas hechas públicas esta mañana por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

El paro en Salamanca ha crecido en 280 personas, situándose la cifra actual de desempleados en 20.480. No obstante, el desempleo respecto al mismo mes de 2021 ha descendido en más de 6.000 personas, un 23,21%. Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, la provincia alcanzó los 121.770, con un aumento interanual de 3.964 trabajadores y también intermensual, con 134 afiliados más que en el mes de enero.

Ante estas cifras, los empresarios lamentan que la tendencia de los datos nacionales no se traduzca en buenas noticias para Salamanca, provincia cuyo empleo continúa destruyéndose en los últimos meses.

En esta ocasión, el mal comportamiento de los servicios ha vuelto a condicionar las actuales cifras correspondientes al mes de febrero. Cabe destacar que prácticamente la totalidad del empleo destruido pertenece a este sector económico.

La lenta evolución hacia la normalización de la economía provincial cuenta todavía con lastres, como los elevados precios de los suministros y la energía, la subida de los costes salariales o el incremento del SMI, que mantienen la incertidumbre y limitan la recuperación que tanto necesita el tejido empresarial salmantino.

Por ello, la patronal salmantina recuerda que es fundamental la formación de un gobierno en Castilla y León que consiga dotar de un clima propicio a la actividad empresarial. De esta manera se podrán asegurar tanto la inversión empresarial como la estabilidad, con el fin de reforzar la confianza de todos los actores de la economía.

CEOE CEPYME Salamanca: “Mientras no se resuelva la incertidumbre que rodea al tejido empresarial el empleo provincial no despegará”

La Confederación CEOE CEPYME Salamanca destaca el contexto de elevada incertidumbre que viven actualmente las empresas de la provincia, cuyo reflejo han sido los datos del desempleo de Salamanca del mes de enero publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal.

El paro en Salamanca ha crecido en 247 personas situándose la cifra de desempleados en 20.200. Sin embargo, en comparación con el mismo mes de 2021, el desempleo continúa su tendencia bajista, con un descenso del 24,20%, dejando 6.449 desempleados menos que hace un año.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, Salamanca ha perdido en el último mes 1.204 cotizantes respecto a diciembre, contando actualmente con 121.636 afiliados. Mientras, el número de trabajadores en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) vinculados al COVID-19 se sitúa en 944.

A tenor a estas cifras, CEOE CEPYME Salamanca considera que mientras no se resuelvan los problemas asociados a la pandemia que viven las empresas de Salamanca (como las dificultades de suministro, el incremento del precio de las materias primas o del transporte) el empleo provincial no podrá mejorar sus datos.

Además, la patronal salmantina cree fundamental que se adopten medidas que implementen la flexibilidad de la actividad empresarial, creando un marco regulatorio único que favorezca la llegada de los fondos comunitarios y, por ende, la competitividad de las pequeñas y medianas empresas.

Los empresarios salmantinos vuelven a reiterar la elevada exposición que tiene Salamanca de los vaivenes de los servicios, siendo en el mes de enero el único sector productivo que destruyo empleo en la provincia. Salamanca debe diversificar su estructura económica como punto de partida para la lucha contra la despoblación que amenaza la provincia.

Por todo ello, Salamanca deberá apoyarse en los acuerdos conseguidos dentro de la Mesa de Diálogo Social para conseguir la ansiada recuperación económica, siempre y cuando se consiga resolver la gran incertidumbre ya mencionada que amenaza la vuelta a la normalidad de las empresas salmantinas.