CECALE traslada a la Consejera de Empleo la importancia de situar la innovación y la digitalización entre las prioridades de las empresas y administraciones

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE) ha celebrado esta mañana una reunión ordinaria de su Junta Directiva, donde se ha avanzado en el diseño de las líneas de trabajo a desarrollar en los próximos meses, teniendo en cuenta las necesidades y prioridades de las empresas de la Comunidad en esta fase de recuperación gradual de la actividad económica.

La reunión ha contado con la presencia de la consejera de Empleo e Industria de la Junta, Carlota Amigo, quien ha podido conocer las acciones propuestas por los empresarios para reactivar la economía ya mermada de la Comunidad, entre las que se encuentra la importancia de situar la innovación y la digitalización entre las prioridades de las empresas y de las Administraciones.

Se trata, en opinión de CECALE, de un factor clave, no solo para obtener valor añadido, sino también para, en el actual contexto de crisis, garantizar la supervivencia de muchas empresas a través de ganancias de competitividad.

“El papel de las grandes empresas como elementos tractores del ecosistema innovador es innegable y este aspecto ha de ser objeto de especial atención, pero es importante que se cuide especialmente a las Pymes, que cuentan con menos recursos y capacidad de crédito, pero que son eslabones fundamentales en la cadena de valor de los sectores industriales”, ha destacado Aparicio, quien ha ofrecido a la consejera de Empleo e Industria la colaboración de CECALE y sus Organizaciones Miembro para avanzar en el proceso de digitalización de las empresas castellanas y leonesas.

Según ha señalado durante el encuentro con la consejera de Empleo e Industria, “las empresas están trabajando para superar una situación inédita, una gran crisis de demanda y oferta…, pero tenemos que ser conscientes de que nos esperan grandes cambios; trabajo incansable, incertidumbre y también tiempos de grandes retos, donde deberemos aprovechar las potencialidades que nos ofrece Castilla y León”.

En este sentido, CECALE aboga por aprovechar la potente y competitiva industria agroalimentaria, puntera también a nivel nacional, impulsando políticas de promoción empresarial, y trabajando para conseguir que el valor de los productos añadidos se quede en la Región.

Igualmente, apuesta por el papel prioritario que tiene el sector de automoción en Castilla y León, por la impronta que tiene en cuanto a su contribución a la generación de riqueza, desarrollos tecnológicos y creación de empleo, así como por la industria vinculada al turismo, por el aprovechamiento de los recursos endógenos –minerales, metales, productos micológicos y forestales,…– o por el sector energético, aunque aún debe bascular hacia un mix-energético donde convivan todo tipo de energías.

En definitiva, según ha trasladado la Junta Directiva, es necesario generar más riqueza, establecer un ambicioso programa de apoyo a las inversiones industriales, retener y atraer el talento, potenciar la internacionalización y aumentar el tamaño de las empresas para ganar competitividad. Pero para conseguir estos objetivos, CECALE ha solicitado a la Consejera de Empleo e Industria seguir trabajando en la Comunidad hacia una armonización fiscal, siendo éste un factor clave para la inversión empresarial, y no situar a Castilla y León en desventaja frente a otros territorios.

Otro de los temas abordados en el encuentro ha sido la necesidad de que la Comunidad reciba del Gobierno nacional los fondos procedentes de formación profesional para el empleo, imprescindibles para la transformación y cualificación de las empresas y así poder hacer frente a la complicada situación del desempleo, tal y como ya están reflejando los últimos datos publicados.

Por último, aprovechando la presencia de Ana Carlota Amigo en la sede de CECALE, los representantes empresariales han apelado al sentido de responsabilidad de la Junta de Castilla y León, para que siga apostando por el Diálogo Social de la Comunidad, en el sentido de que de nada servirá el trabajo hacia la recuperación económica sin contar con los empresarios, verdaderos generadores de riqueza y empleo en la Comunidad, y un ejemplo de responsabilidad y lucha de forma incesante, tal y como han demostrado y siguen demostrando en la situación tan compleja que estamos viviendo.

La consejera de Empleo e Industria ha reafirmado ante la Junta Directiva de CECALE su compromiso y el del conjunto del Gobierno autonómico con el Diálogo Social, así como su convicción en torno a la utilidad de esta herramienta. De hecho, Carlota Amigo ha invitado a la patronal y a los sindicatos a mantener un último contacto antes de finalizar este mes, como paso previo a la ronda de reuniones prevista para septiembre, donde se debatirán y acordarán nuevas medidas de apoyo a los empresarios, los autónomos y los trabajadores para impulsar la recuperación.

En este sentido, ha recordado que entre las tareas más urgentes se encuentran la elaboración de un plan de choque por el empleo, que contribuya a dinamizar el mercado laboral, apostando por el mantenimiento de los puestos de trabajo y la creación de otros nuevos. Un reto para el que ha vuelto a reiterar la necesidad de que el Gobierno rectifique y devuelva a la Comunidad los 80 millones de euros recortados en formación, reivindicación para la que ha pedido el respaldo de los agentes económicos y sociales.

Asimismo, otro de los deberes para el nuevo curso será la renovación de estrategias y planes que vencen este año, entre los que ha citado el Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial, donde tendrán cabida muchas de las propuestas planteadas por CECALE en la Junta Directiva celebrada en el día de hoy.

Consumado el atropello

Hoy la Junta de Castilla y León ha consumado mediante la publicación de las convocatorias de ayudas a trabajadores en ERTE y de ayudas a autónomos que reinician actividad el atropello a lo acordado el 25 de marzo en el marco del Diálogo Social, en el acuerdo de Medidas extraordinarias en torno al Covid-19, en favor de trabajadores, autónomos, empresas, familias y las personas vulnerables, incumpliendo el Gobierno de la Junta de forma muy grave con los compromisos adquiridos en los procesos de Diálogo Social Tripartito en la Comunidad, que las tres organizaciones firmantes entendemos ha sido y debe seguir siendo un elemento vertebrador de la sociedad castellana y leonesa que ha propiciado una estabilidad social, económica y laboral de carácter estratégico.

Las tres organizaciones, CECALE, CCOOCyL y UGTCyL, manifestamos nuestro más profundo rechazo ante la absoluta falta de lealtad en las formas y en los contenidos de la que están haciendo gala los representantes del Gobierno de la Junta de Castilla y León hacia el Acuerdo del 25 de marzo, entre otros incumplimientos, del Diálogo Social y ante las organizaciones sindicales y empresariales que lo conformamos.

Esta forma de actuar tiene su última expresión cuando el pasado 17 de julio teniendo lugar una reunión del Diálogo Social para abordar estas materias, no se nos informa de que el día anterior ya habían enviado a Madrid, al organismo competente, las convocatorias de las ayudas para recabar su autorización.

Las principales características de esta convocatoria, y a las que nos hemos opuesto frontalmente al no respetar los criterios firmados en los acuerdos del 25 de marzo, es que dejan fuera a los Expedientes de Regulación de Empleo relacionados con causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, lo que afecta a más de 2.700 expedientes acordados en las empresas y a más 30.000 trabajadores (de ellos los que cumplan los requisitos) en los que las organizaciones sindicales más representativas y las patronales respectivas hemos llevado a cabo un esfuerzo de negociación y acuerdo para que los resultados fueran lo menos traumáticos posibles, teniendo en cuenta la existencia de estas ayudas públicas que ahora ya no las hay.

Además, el Gobierno autonómico ha convocado con nocturnidad y alevosía, ya que el periodo de solicitud se fija en pleno mes de agosto y durante sólo 14 días, lo que conlleva la reducción inmediata de solicitantes. Esta actuación solo tiene como objetivo evitar que se presenten todas las solicitudes que cumplen los requisitos establecidos, ya de por sí cercenados con lo pactado el 25 de marzo.

Otro de los aspectos negativos de esta convocatoria es que los trabajadores que hayan estado menos de 45 días en ERTE no tendrán derecho a estas ayudas. Además, las empresas con más de 250 trabajadores pero que tengan varios centros repartidos por Castilla y León, limpieza y construcción, solo por citar alguno de los sectores que se verán afectados, en los que no hay más de 8 o 10 trabajadores, en cada uno de ellos no van a tener derecho a esta prestación. También queremos reseñar que la prestación se limita hasta el 30 de junio cuando aún tenemos ERTEs hasta el mes de septiembre, y el pacto determinaba como fecha límite de la ayuda el 30 de septiembre. Todo ello con un presupuesto limitado e insuficiente.

No podemos obviar que también se ha publicado la convocatoria que afecta a los autónomos, contemplándose una cuantía económica máxima cerrada del conjunto de la subvención y con unos plazos exactamente iguales a los de los trabajadores afectados por ERTE, es decir, durante el mes de agosto. Esto conlleva a que sólo un mínimo porcentaje de los posibles beneficiarios verán concedidas su subvención, siendo el único criterio para ser beneficiario la rapidez en la presentación de la solicitud.

Ante estos incumplimientos manifiestos a los acuerdos firmados, los agentes económicos y sociales hemos vuelto a solicitar al presidente de la Junta de Castilla y León, señor Fernández Mañueco, y presidente del Consejo del Diálogo Social, una reunión para que de forma definitiva, desbloquee una situación que en nada beneficia al conjunto de la sociedad castellana y leonesa, en general, y a las 70.000 personas afectadas por esta tropelía, en particular.

El modelo de Diálogo Social Tripartito de Castilla y León, se está tomando como un modelo a seguir en el resto de las CCAA de España, y del propio Gobierno del Estado; la propia OIT lo ha calificado como el mejor ejemplo de Diálogo Social a nivel internacional, ha servido durante prácticamente tres décadas, las dos últimas de forma muy especial, para dotar a nuestra Comunidad Autónoma de una forma de encauzar los problemas laborales y sociales que facilitan enormemente la denominada paz social y la estabilidad que ha redundado en beneficio de todos los castellanos y leoneses, propiciando al mismo tiempo una estabilidad social, económica y laboral que permite el desarrollo de proyectos industriales de primer nivel.

Ahora le toca al Presidente de la Junta de Castilla y León encontrar el camino para hacer cumplir dichos acuerdos y de esa manera poder seguir negociando y tratando de acordar materias en políticas económicas, laborales y sociales que permitan seguir avanzando a nuestra Comunidad Autónoma por el camino del diálogo, del consenso y del progreso económico y social de todos y todas.

CONFAES-CECALE: “El avance hacia la recuperación requiere de nuevas acciones que atiendan las verdaderas necesidades de los empresarios”

Las cifras del paro registrado y la afiliación a la Seguridad Social del mes de junio, publicadas hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, continúan reflejando, desafortunadamente, los efectos que en el mercado laboral está teniendo la actual crisis del COVID-19; ello sin perjuicio del leve descenso producido con relación al pasado mes de mayo.

En opinión de CECALE y de CONFAES, la finalización del Estado de Alarma ha supuesto un avance hacia la plena normalidad que el empresariado de la Comunidad espera que se alcance cuanto antes, pero para lograr este objetivo, además de continuar respetando las medidas de prevención sanitarias, deben impulsarse al mismo tiempo las políticas económicas, sociales y laborales aprobadas, con ocasión de la pandemia, en el marco del Diálogo Social, y diseñar nuevas acciones que son precisas para garantizar una recuperación económica ágil y sostenida.

En este sentido, CECALE y CONFAES confían en el compromiso que representa el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social suscrito hace unos días y espera que las medidas contempladas, quizás no suficientemente ambiciosas, se pongan en marcha sin demora atendiendo a las verdaderas necesidades de los empresarios, como única solución para reactivar la economía, garantizando la competitividad de nuestro tejido productivo. Por ello, la CECALE y CONFAES reivindican el papel protagonista que el Diálogo Social debe tener en el desarrollo del citado Pacto como la herramienta más útil, efectiva y comprometida con nuestro desarrollo económico y social.

Para los empresarios, la solución para alcanzar la recuperación debe ser práctica, y pasa, por generar más riqueza, por industrializar, por una apuesta decidida y efectiva por la innovación, la inversión en tecnología, la retención y atracción del talento, la internacionalización y por aumentar el tamaño de nuestras empresas para que podamos ganar competitividad. Y todo, desde una acción coordinada, para seguir trabajando hacia una armonización fiscal, avanzar en la Unidad de Mercado, pues aunque se han dado pasos importantes en este aspecto, todavía queda mucho trabajo por hacer, y perseguir con mayor contundencia la economía sumergida y la competencia desleal. Lógicamente, todo ello nutrido de una fluida inyección de liquidez.

CECALE-CONFAES valoran el compromiso de los firmantes del Pacto por la recuperación pero lamentan el retraso en la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones

CECALE, organización en la que está integrada CONFAES, agradece la voluntad y el compromiso de la Junta de Castilla y León y los portavoces y dirigentes de los principales partidos con representación en las Cortes que han firmado hoy el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social, aunque lamenta que el documento contemple el retraso en la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad; supresión a la que se había comprometido el Gobierno regional. CONFAES, se suma así a valoración de CECALE, ya que este tipo de impuestos penalizan doblemente a Castilla y León, creando, por un lado, ciudadanos de segunda y de tercera en función de la Comunidad en la que vivan, y por otra parte, frenando la inversión empresarial, y, por tanto, la creación de empleo.

CECALE-CONFAES reitera que es necesaria, más en estos momentos de crisis, que exista una armonización fiscal, para evitar que se agudice la deslocalización de empresas de Castilla y León por el alto nivel impositivo, empujando a los empresarios a invertir en otras comunidades con menor carga.

Aún así, confía en que las medidas que contempla el documento se pongan en marcha sin demora y se enmarquen en un escenario presupuestario, para evitar que la Comunidad continúe desangrándose en términos de pérdida de empresas y empleo; pero siempre atendiendo a las verdaderas necesidades de los empresarios, como única solución para reactivar la economía ya mermada de la Comunidad y preparar un camino que permita ganar competitividad.

Este es un ejercicio de responsabilidad que corresponde a toda la sociedad castellana y leonesa, y es necesario un esfuerzo por parte de todos para superar esta complicada situación, por lo que CECALE y CONFAES reclaman que se siga trabajando en medidas que den seguridad jurídica y fiabilidad a las empresas y a los inversores, instrumentalizadas a través del diálogo social, para acelerar y no poner límites a la actividad económica de nuestro tejido productivo.

CONFAES solicita a la Junta de Castilla y León una explicación que respalde su decisión de que cuatro provincias no pasen a Fase 3

CONFAES, junto a la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León y las organizaciones empresariales CONFAE (Ávila), FES (Segovia) y FOES (Soria), solicita a la Junta de Castilla y León una explicación más transparente que respalde su propuesta anunciada hoy de que sólo pedirá que Burgos, León, Palencia, Valladolid y Zamora, pasen a la fase 3 el próximo lunes, 15 de junio, con el único argumento conocido de ser las provincias más alejadas de Madrid.

En su opinión, esta decisión, de máxima gravedad, supone una terrible noticia para los empresarios de Salamanca, pues el freno que desde el Gobierno regional se está poniendo a que estas provincias pasen a la fase 3 las conduce a una situación de clara desventaja competitiva, y supone un serio quebranto a las expectativas de recuperación, en una situación extremadamente complicada para quienes se ven privados de ejercer una actividad económica que se considera vital en unos momentos tan delicados.

La situación resulta más grave aún en la consideración de que las provincias afectadas quedarán en desventaja respecto a las que van a proponer que cambien de fase, realizando una discriminación no detallada, que la Administración regional debería explicar. Se provoca así un agravio entre quienes han hecho los mismos esfuerzos para revertir esta gravísima situación sin que los responsables de esta decisión hayan considerado el perjuicio que se causa al tejido social y empresarial con una medida de este tipo.

La voluntad de los empresarios ha sido y es, por encima de todo, la salud de los ciudadanos y sostener en lo posible la actividad económica y el empleo, arriesgando su propio patrimonio y poniendo en juego la supervivencia de sus empresas y, consecuentemente, el mantenimiento de miles de puestos de trabajo. Por ello, CONFAES, junto con CECALE, CONFAE, , FES y FOES esperan que la propuesta trasladada hoy, modificando la planificación de desescalada anunciada a principios de esta semana con el paso de la totalidad de la Comunidad a la fase 3, obedezca exclusivamente a criterios sanitarios.

Igualmente, apelan al sentido de responsabilidad de la Junta de Castilla y León, para que reflexione en el sentido de que de nada sirven sus anuncios públicos de que reactivará la economía de la Comunidad, sino propone levantar las restricciones y establece criterios que permitan avances desde el próximo lunes hacia la fase 3 para no lastar aún más la competitividad de Castilla y León.

En su opinión, las empresas necesitan que se transmita estabilidad y seguridad, y, sobre todo, que se garantice su viabilidad, ya el parón económico al que se han visto y se ven sometidas, está provocando un daño irreparable. Por lo tanto, el error de retrasar la vuelta a la normalidad una semana más de algunas provincias, puede suponer una destrucción cada vez mayor del tejido empresarial.