Transportes Emilio Fiz apuesta por la movilidad sostenible tras medio siglo representando a Salamanca por las carreteras europeas

La empresa salmantina Transportes Emilio Fiz, especializada en la distribución y almacenaje de mercancía en las modalidades nacional e internacional, avanza en su apuesta por la sostenibilidad en el transporte con la adquisición de cuatro nuevas unidades propulsadas por gas natural licuado (GNL) que unen a su flota de 40 cabezas tractoras, 50 semirremolques y cinco furgonetas ligeras.

“Una de nuestras señas de identidad es la innovación. Hemos tenido muy en cuenta los avances tecnológicos como una forma de diferenciarnos del resto del sector. Creemos que el gas natural es el combustible del futuro y ha tenido una buena acogida por parte de nuestros clientes. Muchos de ellos, ya solicitan que sus mercancías se transporten de una forma más respetuosa con el medio ambiente”, explica el fundador de la compañía, Emilio Fiz Montero.

Con sede en el Polígono El Montalvo III de Carbajosa de la Sagrada y delegaciones en Coslada (Madrid), Barcelona, Bilbao, Irún y Gerona; Transportes Fiz ha superado la barrera del medio siglo por las carreteras nacionales y europeas, manteniendo intacto el compromiso hacia el cliente para ofrecerle un servicio logístico integral desde su fundación en 1970.

Uno de los camiones movidos por GNL, toma la entrada de Salamanca.

Y es que Emilio Fiz ha trabajado “desde que tenía uso de razón” en la empresa familiar, primero como trabajador en una empresa de transporte de viajeros internacional, hasta que pasada la veintena decidió independizarse.

“Siendo muy joven ya empecé a ayudar a mi padre y mi vida laboral ha sido un ejercicio constante de superar dificultades y crisis. Yo ya he vivido al menos tres y otra que ya está aquí. Ya tenía experiencia en el transporte internacional de viajeros, que empecé con 18 años, pero con el tiempo, por diversos factores en aquellos años fui cambiando al mundo de las mercancías.”, recuerda Fiz, quien con 73 años todavía sigue al pie del cañón como gerente de la empresa familiar, ahora con el apoyo inestimable de su hijos Emilio y Alberto.

El 1 de octubre de 1970 creó su propia empresa dedicada a la fabricación y distribución de hormigones y áridos. Para iniciar esta aventura, desde su primera sede en la salmantina carretera de Madrid, Fiz adquirió dos hormigoneras y una cabeza basculante Pegaso, que todavía recuerda con una precisión milimétrica. “Eran dos hormigoneras 30-60GL, Salamanca 1947 y 2191 de la letra A, y un basculante 1183 con una matrícula parecida Salamanca 2190 también de la A. Recuerdo que en aquella época vivíamos al día. Las cosas eran completamente diferentes a lo que son ahora, las carreteras, los camiones… nosotros mismos solucionábamos las averías que sufrían incluso en ruta”.

Imagen del fundador de Transportes Emilio Fiz, Emilio Fiz Montero.

Tras años de duro trabajo y con el apoyo de todos los miembros de su familia, Transportes Emilio Fiz decide ampliar sus horizontes emprendiendo un nuevo reto. Crea la delegación de la empresa en Madrid para iniciar la distribución de cemento a granel en la Península, cuando el año 1982 se interpuso en su camino. “Fue un año malísimo. Hubo una crisis muy importante en el sector de la construcción y tocó superarla como pudimos. Si el negocio del hormigón y del cemento hubiera salido bien me hubiera quedado por aquí y no hubiera empezado con el transporte internacional, pero no quedaba otra. Había que seguir adelante”.

Reinventarse para continuar

En una España que avanzaba hacia la modernidad tras poner punto final a la Transición, aceleraba también su entrada en la Comunidad Económica Europea. Este desarrollo ofrecía nuevas oportunidades que Emilio Fiz no quería dejar escapar y allí se adentró. De una forma curiosa comenzó su andadura en el transporte internacional. “A veces las oportunidades surgen de la manera más inesperada, aún recuerdo como a través de un anuncio en un periódico, cuando no existía internet y todo se hacía en papel y en persona, leí y me puse en contacto con aquella empresa que buscaba transportistas que realizaran transporte internacional de mercancías. Nos comprometimos a poner cuatro camiones continuos, camiones que no teníamos en ese momento. Hubo que echarle arrestos y al poco tiempo fuimos creciendo. Con esta misma empresa llevamos trabajando más de 30 años”.

Imagen del Scania 113-340, con matrícula SA-1988-K.

Si curiosa fue la forma de entrar en el negocio, no menos era el contenido de la carga. “Transportábamos mercancías tales como fascículos y coleccionables para los quioscos de media Europa. Inglaterra, Alemania, Francia y muchos países más. En estos años aprendimos mucho con máquinas como el Scania 113-340, con matrícula SA-1988-K. Llegó a recibir un premio de la marca en España al ser uno de sus camiones con más kilómetros de España”, rememora.

700.000 kilómetros/mes

Con el paso de los años, la especialización de Transportes Emilio Fiz en el transporte internacional unido a la calidad y fiabilidad en el servicio prestado, aseguró su consolidación. La compra de nuevas unidades y la confianza de multitud de clientes nacionales e internacionales, desde pymes a grandes corporaciones, ha conseguido que los camiones de esta empresa salmantina realicen cerca de 700.000 kilómetros al mes, llegado a países tan lejanos por carretera como Suecia y transportando todo tipo de cargas, entre las más curiosas, fósiles de dinosaurios.

Imagen de un camión de la empresa Transportes Emilio Fiz.

A base de trabajo duro y tesón, Transportes Emilio Fiz ha conseguido seguir adelante, ampliar sus instalaciones en la provincia salmantina, incluso superar una nueva crisis. La de 2008 fue especialmente dura. Gracias al carácter resiliente de su fundador y al trabajo de su equipo, consiguieron que la empresa continuara su actividad. “Surgió casi de hoy para mañana y fueron años duros. Cerramos el negocio del hormigón y el cemento y tuvimos impagos, adelantar a la Administración ese dinero que no teníamos. Tuvimos que trabajar mucho, mucho, para sobrevivir en términos empresariales. Pusimos camiones en la carretera con la única premisa de cubrir costes”.

Una vez más capeado el temporal, Transportes Emilio Fiz ha seguido creciendo hasta cumplir su 50 aniversario en un año particular, 2020. “Lo resumo con una palabra incertidumbre. Aquel mes de marzo, de repente, la facturación cayó un 50% y cada día había algo que solucionar: camiones en ruta, otros pendientes de matricular para ponerlos en marcha, conseguir permisos, restricciones, cambios legislativos… Viví aquellos días acojonado”, comenta Emilio Fiz Montero.

Imagen de uno de los 4 camiones adquiridos por Transportes Emilio Fiz, alimentado por GNL.

Buenos y malos momentos que siempre ha compartido junto a su familia, su esposa Ana María y sus hijos Emilio y Alberto, un pilar sin el cual no hubieran sido posibles 50 años de trabajo en el sector del transporte. “Siempre me han ayudado, desde el principio, aunque no estuviesen físicamente aquí. Ahora es todavía más importante que años atrás, porque no podría gestionar solo el volumen de trabajo que tenemos en la actualidad”.

Esta dedicación de 365 días/24 horas hacia sus camiones continúa para el fundador de Transportes Emilio Fiz, quien no hace caso a sus compañeros que ya están jubilados. “Yo sigo aquí trabajando todos los días, festivos incluidos, ahora con una única excepción: los días en los que me iba de viaje con mi mujer. Me iba tranquilo sabiendo que todo está en buenas manos. Ahora como no podemos ni viajar…”.

Descarga aquí las imágenes acerca de Transportes Emilio Fiz.

AESTRADIS y ASTASA reivindican el derecho de los transportistas de mercancías a las ayudas directas del Gobierno

AESTRADIS, la Asociación de Empresarios Salmantinos de Transportes Discrecionales, y ASTASA, la Asociación de Transportistas Autónomos de Salamanca, organizaciones que representan la totalidad del sector en Salamanca, muestran su rechazo frontal tras constatar, una vez más, que el sector del transporte de mercancías por carretera ha sido olvidado por las administraciones y, de manera más concreta, por el Gobierno de España que no lo ha incorporado en las ayudas aprobadas para el apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de COVID19.

Este sector esencial, que ha demostrado durante este año de restricciones sociales y económicas, sigue sin ser tenido en cuenta por el Gobierno de España, circunstancia que obliga a AESTRADIS y a ASTASA a reivindicar el papel clave que juega el transporte de mercancías por carretera, exigiendo la inclusión del sector en este plan de ayudas.

La publicación ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la Resolución de 25 de marzo de 2021 por la que se ordena la publicación del acuerdo de convalidación del RD LEY 5/2021 de 12 de Marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia, confirma que pese a las reivindicaciones realizadas, una vez más, muchos subsectores de la actividad de transporte de mercancías por carretera, que han sufrido como tantos otros los efectos devastadores de la pandemia, quedan fuera de esta  línea de ayudas.

En la lista de más de 90 actividades que pueden solicitar la ayuda, no figura ninguna actividad de transporte de mercancías por carretera, pese a que muchos transportistas que prestan servicio a sectores económicos afectados por el cierre o reducción de actividad si se han visto afectados y a pesar de ser considerados como parte de un sector esencial que ha permitido que durante este año el país no haya sufrido de desabastecimiento.

Sin embargo, ASTRADIS y ASTASA consideran incomprensible que el sector quede olvidado cuando en el plan de ayudas se incluye como beneficiarios a intermediarios y operadores logísticos que contratan a los transportistas, agencias intermediarias o almacenistas.

AESTRADIS y ASTASA recuerdan que no es la primera vez en esta pandemia que este sector es olvidado por las administraciones, aunque se hayan visto declaraciones públicas de apoyo al transporte de mercancías.

Por todo ello, AESTRADIS hace suya la petición de la patronal regional FECTRACAL de la que forma parte activa, en la que se reclama que se tenga en cuenta al transporte de mercancías por carretera y se le considere como al resto de los sectores, apoyándolo para superar esta crisis, tanto empresarial como económica.

Los empresarios de Transporte piden un certificado único para justificar la movilidad durante el estado de alarma

La Asociación de Empresarios de Transporte AESTRADIS reclama, ante los toques de queda y los cierres perimetrales establecidos en las diversas comunidades autónomas, la creación de un modelo único de certificado de movilidad que facilite el desarrollo de su actividad.

Desde AESTRADIS, organización integrada en CEOE CEPYME Salamanca, se pone de relieve que actualmente cada Comunidad Autónoma pide un certificado diferente, lo que supone una carga burocrática inútil y obstaculiza el desarrollo de la actividad de las empresas de transporte.

En este sentido, considera que si es necesario que los profesionales del transporte demuestren la razón de su viaje ante las paradas que puedan realizar para descansar, comer o el desplazamiento hacia los vehículos, “lo más lógico es que España siga el ejemplo de otros países como Francia o Italia en los que se ha establecido un certificado de movilidad único para todo el territorio”.

Con esta petición, AESTRADIS se suma, a través de la Confederación de Empresas de Transporte de Mercancías CETM, a la reclamación realizada al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para implantar un documento único que permita a los transportistas moverse por el territorio nacional sin necesidad de llevar un certificado para cada zona.

Asimismo, la patronal de las empresas de transporte de mercancías reclama que se eviten controles innecesarios a los camiones, puesto que los transportistas están sufriendo largas colas y esperas que perjudican la calidad de sus servicios, demorando innecesariamente las entregas de las mercancías que transportan.

Los transportistas de AESTRADIS se suman al paro empresarial convocado para la próxima semana

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Transportes Discrecionales, AESTRADIS, organización integrada en CONFAES y miembro de la Federación de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León (FETRACAL), considera que en las condiciones actuales del sector hay motivos más que suficientes, y necesarios, para secundar el paro empresarial, para los días 27 y 28 de julio, convocado por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y avalado por las organizaciones empresariales CETM y Conetrans.

Por todo ello, los transportistas de Salamanca muestran su descontento con el trato recibido por el Gobierno durante los últimos años, en los que ni el ministro del ramo ha tenido una interlocución clara con el sector ni se han atendido las reivindicaciones que se consideran lógicas para resolver problemas estructurales.

Aunque desde AESTRADIS se reconocen los avances en las últimas semanas en las conversaciones con el Ministerio de Transporte, en la actualidad sigue sin producirse un respaldo concreto, y evidente, hacia el sector del transporte.

Al mismo tiempo, los empresarios de transportes discrecionales de Salamanca también son conscientes de que, durante el estado de alarma, decretado para afrontar la pandemia, las instituciones se han acordado del transporte para trabajar, obviando tanto la ayuda institucional que necesitan las empresas del sector como su apoyo para garantizar unas condiciones de trabajo seguras para los conductores.

Es más, el Gobierno anunció, dentro de su plan de apoyo al sector de la automoción, la aprobación de las 44 toneladas y los 4.5 de altura en mayo de 2021 en contra de lo defendido siempre por el sector y sin recabar su opinión.

Finalmente, AESTRADIS comparte con FETRACAL su descontento con un segmento muy importante de cargadores, ya que durante el estado de alarma han maltratado a los conductores de camiones en numerosos centros de carga y descarga de las mercancías, donde se les ha negado hasta la posibilidad de acceder a los aseos y servicios más básicos.

AESTRADIS se suma al paro nacional del sector de transporte de mercancías de finales de julio, si no se atienden las demandas del sector

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Transportes Discrecionales, AESTRADIS, se unirán al paro nacional promovido por la Confederación Española de Transporte de Mercancías los días 27 y 28 de julio, si el Gobierno de España no atiende las demandas del sector.

AESTRADIS, organización integrada en CONFAES, se suma así a esta convocatoria adoptada por el sector nacional ante la falta de una respuesta por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, al que ha expuesto en reiteradas ocasiones las medidas económicas y estructurales necesarias para que el sector pueda solucionar los problemas que ha vivido en los últimos años y se han visto acrecentados por los efectos de la pandemia.

Así, se lo ha expuesto en una carta enviada por CETM, en la que pone de relieve el papel estratégico del sector que “se han dejado la piel durante la pandemia, a pesar de que la situación ha sido dura con estaciones de servicio y establecimientos cerrados y los conductores abandonados a su suerte”, y en las empresas han seguido trabajando pese a que “la gran mayoría solo ha registrado pérdidas, un acto fruto de su compromiso con la sociedad y su responsabilidad para garantizar el abastecimiento”.

Por eso, solicitan al Ministerio de Transportes que se las tenga en cuenta en los planes de apoyo para la reactivación de la economía y señalan que no se han tomado medidas ante el colapso de las estaciones ITV, “una circunstancia que puede derivar en la paralización de miles de vehículos si la Administración no aporta una solución”.

Por ello, anuncian desde CETM, “si el Gobierno no emprende las reformas y medidas que ya han sido presentadas para que el sector pueda continuar con su actividad y no da marcha atrás en la aprobación del aumento de la carga de los camiones, el paro patronal no será un anuncio, sino una realidad”.

En este sentido, añaden que este paro podría ser indefinido más adelante en caso de que el Ejecutivo “continúe ignorando al sector y nuestras reivindicaciones caigan en saco roto”.