Los distribuidores de hostelería de Salamanca reclaman visibilidad para un sector que ha perdido la mitad de su facturación por el COVID-19

Visibilizar la problemática de un sector tan relevante para el funcionamiento de la Hostelería como olvidado por las Administraciones. Con esta intención, la Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de Salamanca (ADAHS) ha puesto de relieve la situación actual de cerca de un centenar de empresas de la provincia que han perdido durante la pandemia del COVID-19 el 50% de su facturación.

El sector de la distribución de hostelería de Salamanca, que suministra a diario bebidas, conservas, congelados, etc… agoniza tras las sucesivas restricciones a la Hostelería, su principal cliente. Estos negocios, que emplean a cerca de un millar de trabajadores (actualmente un 75% se encuentra en ERTE), desarrollan su actividad con las plantillas bajo mínimos, mientras asisten a la desaparición de cientos de clientes por la pandemia.

“En el año 2020 se han cerrado ya un 38% de los establecimientos de Hostelería en Castilla y León. Esto supone en la provincia de Salamanca entre 700 y 800 negocios que ya están cerrados. A falta del tercer confinamiento que estamos padeciendo, nuestros cálculos nos indican que un 5-10% adicional no sobrevivirá. Además, siendo optimistas, los que sobrevivan pasarán entre seis y ocho meses de muy difícil subsistencia”, ha señalado Juan Ramón Sánchez, presidente de ADAHS.

Juan Manuel Gómez, presidente de CEOE CEPYME Salamanca y Juan Ramón Sánchez, presidente de ADAHS, durante la rueda de prensa de los distribuidores de Hostelería de Salamanca.

En una rueda de prensa a la que ha asistido el presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio y el presidente de CEOE-CEPYME Salamanca, Juan Manuel Gómez; el presidente de ADAHS ha reivindicado que se acabe con la invisibilidad del sector de la distribución y se le apoye de la misma manera que, en su día, se hizo con el sector bancario. “Desde el gobierno regional creo que no se está teniendo en consideración lo importante que es, en un futuro, nuestro sector. Yo recuerdo que a la banca se le ayudó mucho más que lo que nosotros estamos pidiendo ahora”.

Igualmente, Juan Ramón Sánchez, representante de los distribuidores de hostelería y alimentación de Salamanca ha solicitado prórrogas en el pago de todos los impuestos (locales, autonómicos y estatales) que deben afrontar desde el momento de abrir sus empresas. “Necesitamos aplazamientos los suficientemente largos como para solventar nuestra situación económica a corto y medio plazo. En estos momentos, pedimos que las Administraciones sean lo suficientemente flexibles como para no hacer caja con nosotros”.

ADAHS, asociación perteneciente a CEOE-CEPYME Salamanca, representa a las empresas de un sector que, en la provincia salmantina, factura más de 350 millones de euros.

Descarga aquí las imágenes de la rueda de prensa de ADAHS y CEOE Castilla y León.

ADAHS solicita medidas que garanticen la continuidad del ocio nocturno de Salamanca

La Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de Salamanca (ADAHS) advierte del grave perjuicio que supone para la distribución la vuelta al trabajo en las condiciones actuales del ocio nocturno de Salamanca.

En este sentido, la asociación integrada en CONFAES reclama a las Administraciones Públicas que implementen nuevas acciones que aseguren el sostenimiento de un sector que ha sido uno de los últimos en iniciar la desescalada tras la crisis sanitaria del COVID-19.

“Consideramos que medidas como la restricción de horarios no suponen más que una nueva traba al normal desarrollo de un sector con la importancia que tiene en una provincia como Salamanca. Apoyar al ocio nocturno es apoyar a empresarios y trabajadores de la provincia”, ha manifestado el presidente de ADAHS, Juan Ramón Sánchez.

Según los cifras que maneja ADAHS, el retraso en la reapertura de los negocios hasta el mes de diciembre supondrá para las empresas de distribución de Salamanca un descenso de la facturación de entre el 50-60% y la desaparición del 15-20% de las empresas que actualmente existen en la provincia.

Finalmente, ADAHS recuerda a los salmantinos la importancia del cumplimento en todo momento de las normativas sanitarias vigentes.

Los distribuidores confían en llegar al 50% de su actividad en esta primera semana de la Fase 2, tras los tímidos inicios de la desescalada

La Asociación ADAHS confía en alcanzar esta semana entre un 40-50% de facturación con la llegada de la Fase 2 del Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad en Salamanca, tras unas primeras semanas de desescalada de la COVID-19 con ventas situadas en un 15%, respecto al mismo periodo del año 2019.

En este sentido, Juan Ramón Sánchez, presidente de ADAHS, organización integrada en CONFAES,  señala que durante la Fase 1 el sector esperaba un mayor número de terrazas abiertas y más afluencia de consumidores. “En Salamanca, estas semanas las ventas han estado por debajo de la media de Castilla y León, que según una encuesta de la nacional FEDISHORECA, eran de un 21%, pero la actividad en el sector ha ido creciendo gradualmente”.

“Prácticamente todas las empresas de distribución de alimentación y hostelería de Salamanca ya han retomado la actividad, y han empezado a recuperar a parte del personal que estaba en ERTE, pero el sector está a la espera de ver qué pasa a partir de hoy con la ampliación de los aforos permitidos en Hostelería”, explica su presidente Juan Ramón Sánchez.

Desde ADAHS se confía en que en esta semana se incremente el número de establecimientos abiertos, aunque tras estos meses de cese de actividad en la Hostelería estiman que entre un 10-15% de los establecimientos cerrarán sus puertas definitivamente. “Creemos que entre 150-200 negocios no van a llegar a abrir porque no han aguantado el tirón, por diferentes motivos, porque ahora mismo no pueden volver teniendo en cuenta que facturación es menor, porque necesitan hacer una inversión para acondicionar el local que no pueden afrontar y por la incertidumbre que hay sobre las normas a cumplir”, explica.

Las asociaciones de Transportes, Panaderías y Comercio, presentes en la reunión sobre el plan piloto de carga y descarga

Las asociaciones de empresarios de AESTRADIS (Transportes) , ASECOV (Comercio), AESPAN (Panaderías) han participado esta mañana en la reunión con el Ayuntamiento de Salamanca en la que se ha abordado la elaboración de un plan piloto, -que entrará en vigor en la fase 1 de la desescalada y permanecerá en evaluación hasta la entrada en la fase 2-, con la finalidad de reordenar esta tarea una vez que la actividad comercial ha regresado a las calles de la ciudad de forma más intensa tras la declaración del estado de alarma con motivo de la pandemia del coronavirus.

Las asociaciones empresariales, integradas en CONFAES, han mostrado su colaboración con el Ayuntamiento para dar a conocer el contenido de este plan piloto, así como para recabar las posibles incidencias que puedan surgir durante el periodo de prueba al objeto de establecer posibles mejoras.

Durante la sesión celebrada hoy en el Consistorio se ha puesto de manifiesto que el objetivo principal de este plan, -entre otros-, es garantizar la seguridad de los peatones y establecer los cambios necesarios para adaptar la regulación de la carga y descarga vigente a las circunstancias actuales que se han venido recogiendo en las distintas aportaciones que han hecho llegar al Ayuntamiento las asociaciones y colectivos implicados en este proceso en contactos previos.

El plan se aplicará en la Plaza Mayor, en la Plaza del Poeta Iglesias, la calle Quintana, la Rúa Mayor y la calle Bordadores. Entre las medidas generales, el documento establece para las vías anteriormente citadas que la hora máxima para el desarrollo de esta actividad será las diez de la mañana; sin embargo, esta franja se ampliará en una hora, -hasta las 11-, para sus vías perpendiculares.

Asimismo, se establecerán sentidos únicos de circulación en la Rúa Mayor (desde la Plaza de Anaya a la calle Quintana), en la calle Felipe Espino (desde la Rúa Mayor hasta San Pablo), en la calle Sánchez Barbero (hacia la Rúa Mayor) y en la calle Bordadores (desde la Cuesta del Carmen hasta las Úrsulas). En la Rúa Mayor, la calle Felipe Espino, la calle Sánchez Barbero y la calle Bordadores se establecerán ubicaciones específicas para la carga y descarga quedando prohibido ejecutarse fuera de dichos espacios.

Según este protocolo, los vehículos de carga y descarga accederán a la Plaza Mayor por la Plaza del Corrillo y la calle Zamora quedando como única salida para los mismos la Plaza del Poeta Iglesias. Por su parte, el estacionamiento quedará restringido junto a las farolas centrales del ágora. Además, se establecerán otras ‘islas’ de estacionamiento en la calle de las Úrsulas, la calle Jesús y la calle Pan y Carbón donde los vehículos podrán detenerse mientras realizan la labor de carga y descarga entre las 7 y las 12 horas y entre las 16 y las 18 horas. Para este último caso, solamente podrán estacionar los vehículos incluidos en el Sistema de Control de Accesos a calles peatonales.

Fruto del consenso y aportaciones en diversas sesiones de trabajo

Este plan piloto es fruto de otros encuentros anteriores, -que han tenido lugar en los meses de febrero y marzo-, en los que ya se había valorado que se adelantara el horario de apertura de los establecimientos de hostelería para que la carga y descarga terminara antes de lo habitual.

Asimismo, ya se aprobaron diversas propuestas en materia de seguridad en zonas peatonales entre las que destacan la conveniencia de dotar a los vehículos de la tecnología necesaria para garantizar la seguridad de peatones y resto de conductores.

Por otro lado, también se plantearon medidas en materia de formación a los repartidores, la cual sería asumida por la Policía Local, encargándose el cuerpo municipal de impartirla una vez que esté completamente definida la futura normativa que regulará todo el proceso de carga y descarga.

Pincha aquí para descargar la imagen de la reunión con el Ayuntamiento

Los empresarios de distribución de Hostelería advierten que la incertidumbre de los plazos de desescalada dejarán “tocado de manera drástica” al sector

La Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de Salamanca (ADAHS) advierte que en este 2020 el sector “quedará tocado de manera drástica” por la incertidumbre actual de los plazos de desescalada de la actividad en el sector de hostelería y restauración, y las repercusiones económicas de los nuevos hábitos de los consumidores.

Para el presidente de ADAHS, Juan Ramón Sánchez, los plazos previstos por el Gobierno de España, que plantean una apertura progresiva hasta el mes de diciembre, supondrían un descenso de la facturación del sector del 50-60% y la desaparición del 15-20% de las empresas en Salamanca.

En este sentido, señala que el efecto del cierre de los establecimientos de hostelería “es directo y nos convierte en los más afectados porque también nos hemos quedado sin clientes, y con la desescalada por fases, en este 2020 el sector se convertirá en un desierto porque seremos los últimos en abrir”.

En cuanto a la actual situación que atraviesa el sector tras el primer mes en estado de alarma por el COVID 19, desde ADAHS se pone de relieve que muchas empresas salmantinas se verán abocadas también a la quiebra por la denegación de las solicitudes de ERTE por fuerza mayor, que les obliga a seguir manteniendo sus plantillas cuando su actividad ha caído por encima del 80% al encontrarse cerrados bares y restaurantes.

Por eso, para el presidente de ADHAS, al igual que en el sector hostelero debería permitirse una reincorporación progresiva de los trabajadores, ya que “la vuelta de toda la plantilla cuando el volumen de negocio es mucho menor, pondrá en riesgo la viabilidad de muchas empresas”.