COMUNICADO DE CECALE-CONFAES: Apoyo al acuerdo sobre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE)

CECALE y sus organizaciones territoriales (CONFAE, FAE, FELE, CPOE, CONFAES, FES, FOES, CVE y CEOE CEPYME Zamora) suscriben la posición adoptada hoy por el Comité Ejecutivo de CEOE, reunido este martes, con carácter extraordinario, que ha acordado tras un amplio debate, aceptar por unanimidad la última propuesta para prorrogar el acuerdo sobre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), después de intensas negociaciones que se han extendido hasta la primera hora de esta mañana.

El texto refleja un acuerdo en el que todas las empresas cuya actividad se está viendo afectada por la crisis del COVID-19 se sienten representadas.

Las organizaciones empresariales confiamos en que este acuerdo permita garantizar la continuidad de la mayor cantidad de empresas y empleos posibles en una coyuntura económica tan adversa y dilatada en el tiempo.

CONFAES y sus organizaciones patronales CEOE y CEPYME lamentan la vulneración de la lealtad en el Diálogo Social

CONFAES y las organizaciones empresariales a las que representa en la provincia de Salamanca, CEOE y CEPYME, lamentan profundamente la escenificación del acuerdo rubricado entre los Ministerios de Trabajo e Igualdad y los sindicatos, por las desafortunadas declaraciones vertidas sobre los empresarios, y por la utilización que se ha hecho de la igualdad en el ámbito de la empresa para otros fines.

Con el texto finalmente acordado, el Ministerio de Trabajo pretende una reforma laboral encubierta, a través de un reglamento.

CONFAES, CEOE y CEPYME consideramos que esto supone un subterfugio que vulnera una vez más la lealtad que debe imperar en el diálogo social, más aún en cuestiones de una importancia tan crucial como la de la igualdad.

A todos los efectos queremos dejar claro que:

  • CONFAES y sus organizaciones patronales CEOE y CEPYME nunca se han levantado de la mesa de diálogo social de igualdad, sino que hemos trabajado durante muchas jornadas para defender nuestro compromiso con la igualdad real entre hombres y mujeres en las empresas.
  • Las cuestiones relativas a la igualdad no han sido motivo de discrepancia entre los interlocutores sociales y el Gobierno, puesto que compartimos el compromiso por avanzar hacia la igualdad real entre hombres y mujeres. Las diferencias han surgido cuando el Ministerio de Trabajo ha introducido, a través del artículo 5.3 del texto relativo a los planes de igualdad en las empresas, elementos que tienen que ver con la ordenación de la representación de los trabajadores en las empresas. Igualmente, entendemos que la democracia en las empresas pasa por permitir que las personas trabajadoras negocien y decidan libremente lo que les afecta sin tutelajes.
  • Además, en los textos finales a los que sorprendentemente no tuvimos acceso hasta las 22:00 horas del día de ayer, incorporan cuestiones que pueden comprometer seriamente la viabilidad futura de muchas empresas en un momento especialmente difícil de la economía.

Así, se obstaculiza el acceso a licitaciones públicas a las empresas que no han negociado los planes de igualdad con los sindicatos, lo que viene a ser una muestra más de la escasa relevancia que para los firmantes tiene la igualdad y sí, en cambio, la prioridad de garantizar la penetración de los sindicatos en las empresas donde no tienen representación.

Esperamos que el Consejo de Estado, cuyo informe se ha obviado de momento, repare en estas cuestiones.

Por último, no se puede olvidar que ambas normas deben limitarse a desarrollar lo expuesto en la Ley de Igualdad sin que puedan existir extralimitaciones, como entendemos que sucede en este caso y que intentaremos combatir por todos los medios, incluido el judicial.

En este sentido, debe quedar claro que la Ley de Igualdad no emplaza al desarrollo de esta cuestión que, sin embargo, el Ministerio de Trabajo y los sindicatos han abordado, cercenando la capacidad de negociación de las personas trabajadoras en beneficio exclusivamente sindical, siendo por tanto una cuestión “política” de calado la que nos aparta de este acuerdo, completamente ajena a la igualdad con la que las empresas españolas estamos seriamente comprometidos.

Comunicado CECALE-CONFAES

Ante la posibilidad de que el Gobierno apruebe próximamente un nuevo ingreso mínimo vital, desde CECALE-CONFAES y sus organizaciones territoriales (CONFAE, FAE, FELE, CPOE, CONFAES, FES, FOES, CVE y CEOE CEPYME Zamora) nos sumamos a la posición de CEOE y CEPYME y aclaramos que, al tiempo que compartimos que ningún ciudadano puede quedar desatendido en esta crisis económica sobrevenida por la pandemia del COVID-19, en ningún momento se ha hecho partícipes a nuestras organizaciones CEOE y CEPYME de la negociación de tal iniciativa, ni se ha sometido a su discusión en el diálogo social nacional, tal y como ha trascendido en medios de comunicación y redes sociales.

En estos momentos, ante la manipulación interesada y la deslealtad al diálogo social nacional y a los empresarios, desde CECALE y sus organizaciones respaldamos a CEOE y CEPYME, en el sentido de que se sienten presionados para dar apoyo a una propuesta de partido, que nada tiene que ver con un acuerdo consensuado en lo que debería ser el cauce habitual con los interlocutores sociales, que forman parte de la mesa de diálogo y que siempre han estado de acuerdo en no dejar a nadie atrás en esta crisis. Por ello, para CEOE y CEPYME, en estas condiciones, se hace imposible participar mañana viernes, 10 de abril, en la reunión a la que han sido convocados por el Ministerio de Trabajo.

En cambio, en tanto que nuestro empeño también está enfocado en sostener el bienestar del conjunto de la sociedad, desde CECALE, CEOE y CEPYME instamos a que desde este mismo ministerio se abonen ya las prestaciones que corresponden a las personas que han perdido su empleo o se han visto afectadas por un ERTE por culpa del COVID-19, y para que los autónomos, que siguen confinados sin poder trabajar y que han solicitado la prestación por cese de actividad, la cobren con la mayor celeridad.

COMUNICADO CONFAES

Después de conocer que el Gobierno ha decidido prorrogar dos semanas más, hasta el próximo 26 de abril, el actual estado de alarma, desde CONFAES al igual que CEOE y CEPYME queremos reiterar nuestro apoyo a las decisiones de las autoridades sanitarias en tanto que los empresarios españoles estamos alineados con la necesidad de salvaguardar de forma prioritaria la salud y la seguridad de los ciudadanos.

Sin embargo, si bien confiamos en que este nuevo plazo sirva para acelerar la salida de la actual crisis sanitaria, al mismo tiempo podría hacer más profunda la recesión económica en la que ya están sumidos muchos sectores y empresas, especialmente pymes y autónomos, por causa de la caída drástica de la oferta y demanda de bienes y servicios, por imposición legal a causa de motivos sanitarios.

Por ello, CONFAES se une a CEOE y CEPYME para instar al Gobierno a que, de manera rápida y eficaz, proceda a suspender las obligaciones de pago de impuestos, en línea con las demandas que ya expresamos en otro comunicado fechado el pasado 15 de marzo.

Lo que pedimos es que se suspenda el pago de tributos como el IVA, IRPF o las cotizaciones a la Seguridad Social en aquellos sectores y empresas más golpeadas por el descenso de la actividad.

Las organizaciones empresariales ofrecemos nuestro esfuerzo para detectar en el marco del diálogo social cuáles son esos sectores y empresas más vulnerables, para aplicar con urgencia dicha suspensión fiscal que ya han adoptado, por otra parte, 22 países europeos y hasta 15 Comunidades Autónomas.

Al menos en España esta demanda se sostiene en dos argumentos, uno técnico y otro puramente económico. De un lado, no está siendo posible disponer de la información contable y fiscal del gran espectro empresarial para poder cumplir con los deberes tributarios. Como ejemplo, un 80% de las pymes realizan sus declaraciones a través de profesionales externos que están emplazados en locales diferentes a la empresa, y en un 50% el tratamiento de facturas se realiza en papel, sin olvidar que el pago en ventanilla física de entidades financieras es aún muy frecuente.

Por tanto, no cabe ya solicitar aplazamientos, puesto que su tramitación sería en si mismo un nuevo obstáculo para muchas empresas que están ya al borde del cierre.

Ampliación del tramo de avales hasta 50.000 millones

Pero más evidente que esto es que muchas empresas y sus trabajadores viven en estos momentos una situación angustiosa tras semanas con pocos o nulos ingresos, a la espera de una financiación que no está fluyendo a la velocidad deseada y, en cambio, soportando puntualmente el pago de los tributos y seguros correspondientes.

En este sentido, el actual contexto requiere también seguir agilizando el crédito. Por ello, pedimos que se amplíen con carácter inmediato, de los 20.000 millones iniciales a los 50.000 millones de euros, las líneas de avales aprobadas por el Gobierno, para destinar este nuevo tramo especialmente para pymes autónomos.

Por último, para seguir salvaguardando el empleo y lograr, en la medida de lo posible, que la caída de la actividad no se traduzca en mayores niveles de desempleo, insistimos en flexibilizar los procesos de regulación temporal de empleo (ERTEs) y, teniendo en cuenta que la recuperación no será inmediata, también que estas condiciones que se solicitan se mantengan temporalmente después de finalizar el estado de alarma.

Una vez más, nos ponemos al servicio del Gobierno para trabajar en la preparación de una salida progresiva de la crisis para todos los sectores económicos, sobre todo en ámbitos tan complejos como el industrial, y reiteramos nuestro convencimiento de que las empresas españolas formamos parte de la solución.

COMUNICADO CEOE-CONFAES

Las empresas españolas no discutimos las últimas medidas sanitarias adoptadas y vamos a cumplirlas, como hasta ahora. La prioridad es la salud de las personas.

Pero va a ser una medida que va a generar un enorme impacto sin precedentes en la economía española, especialmente en sectores como el industrial. Este parón puede llevar a una crisis más profunda de la economía que podría llegar a ser social.

Existe en estos momentos un desconcierto total en la actividad empresarial, ya que los empresarios españoles necesitan urgentemente conocer la lista de las actividades que se consideran esenciales para poder adoptar las medidas oportunas.

Es imprescindible que esta medida vaya acompañada de otras que eviten un agravamiento de la situación ya dramática que atraviesan las empresas, entre otras pymes y autónomos españoles, y que no provoquen una destrucción masiva de tejido empresarial y del empleo de manera definitiva.