AESAT logra rebajar el precio de la gestión los residuos industriales de sus asociados

FOTO: ARCHIVO

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Automóviles y Talleres (AESAT) ha renovado el acuerdo suscrito con la empresa Gestión y Prevención Ambiental (GPA) para el tratamiento y gestión de los residuos industriales que genere la actividad las empresas asociadas para el año 2021.

En este nuevo convenio, la asociación integrada en CEOE CEPYME Salamanca ha conseguido la reducción en el precio respecto a años anteriores de un servicio altamente valorado por las empresas asociadas.

La empresa GPA será la encargada de la coordinación de las recogidas de los residuos, realizando los contratos de tratamiento y las notificaciones electrónicas de traslado de los mismos ante la Junta de Castilla y León, al mismo tiempo que ofrecerá un servicio personalizado de asesoramiento sobre el correcto almacenaje en las empresas.

De esta manera, los talleres asociados a AESAT seguirán cumpliendo un año más con la exigente normativa que regula en la Comunidad todo el proceso de tratamiento y gestión de un total de 16 residuos industriales.

En el último año con datos disponibles, 2019, en Castilla y León se recogieron y reciclaron un total de 11.258 toneladas de aceites industriales usados en 5.036 establecimientos de las nueve provincias, 2.562 vinculados al sector de la automoción, según datos del Sistema de gestión de aceites industriales usados (SIGAUS).

Pincha aquí para descargar la foto sobre el convenio de gestión de residuos

CEOE CEPYME Salamanca aplaude el anuncio del Gobierno de permitir la vacunación a través de las Mutuas

CEOE CEPYME Salamanca considera muy positiva la decisión anunciada por el Gobierno de España de facilitar que las Mutuas participen en el proceso de vacunación contra el COVID-19.

Para CEOE CEPYME Salamanca la participación de las mutuas que tienen contratadas las empresas permitiría incrementar el ritmo de vacunación al contar con trabajadores sanitarios e infraestructuras que pueden complementar las campañas que están desarrollando las Comunidades Autónomas.

El desarrollo de esta iniciativa se llevaría a cabo en el marco del proyecto Plan Sumamos Salud+Economía, ejemplo de colaboración público privada, que ha permitido llevar a cabo cribados masivos en los núcleos empresariales más importantes de la provincia con el fin de frenar el avance de la pandemia. 

Gracias a este Plan, impulsado por la Fundación CEOE, la Junta de Castilla y León y CEOE Castilla y León, se han podido realizar cerca de 1.000 test de antígenos a empresarios y trabajadores de Salamanca, logrando así identificar de manera efectiva a positivos, especialmente asintomáticos, en centros de trabajo que destacaban por sus grandes concentraciones de personas y la alta movilidad de las mismas.

Por todo ello, CEOE CEPYME Salamanca seguirá apoyando todas las iniciativas que redunden en el desarrollo empresarial de Salamanca, poniéndose a disposición de las autoridades para informar sobre las Mutuas que tienen contratadas las empresas con el fin de avanzar en el proceso de vacunación

CEOE CEPYME Salamanca señala que la vacunación será clave para reanudar la economía de Salamanca

La relajación de las restricciones para el control de la crisis sanitaria del COVID-19 ha dado un pequeño respiro al mercado laboral de la provincia, tras varios meses de crecimiento del desempleo. Salamanca cuenta actualmente con 25.884 desempleados, 786 menos que en el mes de febrero.

Si en el mes de febrero Salamanca volvía a destruir empleo por el impacto de las restricciones a un gran número de actividades del sector servicios, este mismo sector ha sido quien ha encabezado la recuperación del empleo en marzo. De la misma manera, el resto de sectores también han conseguido crear puestos de trabajo, especialmente la construcción, con la salvedad de la industria.

Pese al descenso del paro en cerca de 800 personas, la situación del empleo provincial continúa siendo grave, ya que, en términos interanuales, la tendencia sigue al alza con 2.297 desempleados más que en el mismo mes de 2020, sin contar a aquellos trabajadores en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE): 4.789; 1.261 menos que en el mes de febrero.

Ante estos datos, CEOE CEPYME Salamanca recuerda que la economía provincial necesita un gran impulso del calendario de vacunación que sirva como antídoto para evitar nuevas restricciones a la actividad de las empresas y como apoyo para asegurar su solvencia y crecimiento futuro.

Es igualmente necesario señalar que las empresas necesitan sin dilación ayudas directas que doten de liquidez a muchos más sectores que actualmente se han quedado fuera (agroalimentario, transportes, mudanzas, concesionarios de vehículos, panaderías, veterinarios, etc.). Esta ha sido una petición que ha trasladado al Gobierno Central nuestra organización regional CEOE Castilla y León. 

En este sentido, la patronal salmantina no considera positivo para las empresas de Salamanca la incertidumbre creada por la evolución de las medidas de desescalada que han impuesto las administraciones, especialmente en un contexto donde las empresas han sufrido un año de caída sostenida de sus ingresos.

Por todo ello, CEOE CEPYME Salamanca espera que la tendencia del empleo conseguida el mes de marzo se confirme con la evolución positiva en el control de la pandemia y se traduzca en un crecimiento de la economía provincial, de su tejido empresarial y de los puestos de trabajo asociados.

CEOE-CEPYME Salamanca impulsa la empleabilidad de cerca de 400 parados de larga duración

CEOE-CEPYME Salamanca ha concluido las acciones del Programa de “Acciones de orientación profesional para el empleo y asistencia para el autoempleo” (PROA) que en el último año ha mejorado la empleabilidad de cerca de 400 parados de larga duración de la capital y su provincia.
Este programa, desarrollado por el Ministerio de Trabajo y Economía Social y por la Junta de Castilla y León desde el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL), con la colaboración técnica de la patronal salmantina, ha dotado a sus participantes de la orientación profesional necesaria para encontrar un puesto de trabajo por cuenta ajena, consiguiendo la inserción laboral de varios de sus participantes.

Igualmente, ha ofrecido asesoramiento en proyectos empresariales dentro de la asistencia para el autoempleo u otras acciones de prospección laboral e intermediación que faciliten la integración futura en el mercado de trabajo.

Técnicos del departamento de Formación de CEOE CEPYME Salamanca han descrito al participante tipo como una persona de más de 50 años, parada de larga duración y en riesgo de exclusión social, desmotivada por la falta de empleo y con grandes dificultades para el uso de las nuevas tecnologías. Otras carencias detectadas han sido la falta de formación, el complejo reciclaje de algunos perfiles profesionales o la dificultad en la conciliación entre la vida laboral y la profesional.
En un contexto complejo por la llegada de la pandemia de COVID19, la atención personalizada por parte de técnicos especializados en orientación profesional para el empleo de CEOE CEPYME Salamanca ha sido un componente clave para mejorar la empleabilidad de los participantes del programa PROA.


A través de dos vías: presencial y telemática, los participantes han formado parte de sesiones informativas y formativas individuales, así como de una decena talleres grupales en los que se han desarrollado competencias básicas para la adquisición de herramientas TIC´S en la búsqueda de empleo, para la búsqueda activa de empleo a nivel general, para el desarrollo de aspectos personales para la ocupación y para realizar los procesos de selección de personal por parte de las empresas.


“El teletrabajo, una de las mejores opciones para los que vivimos en el medio rural”

Inmaculada Ispierto, administrativa y residente en la localidad salmantina de Tarazona de la Guareña ha sido una de participantes en el taller grupal del programa PROA. Pese a su situación de desempleo de larga duración y las dificultades para encontrar un trabajo desde la ‘España vaciada’, continúa formándose con el fin de encontrar un puesto de trabajo.
En su opinión, formar parte de este proyecto “ha sido una experiencia positiva”, porque le ha ayudado “a conseguir más seguridad en los procesos de selección y a controlar ciertos comportamientos”, gracias a su participación en el Taller de Entrevistas, en el que todo lo aprendido “sirve para enfrentarse con éxito a las situaciones de la vida real”.

Para esta antigua trabajadora de la empresa familiar, su residencia, en un entorno rural, “hace más complicado encontrar trabajo” porque la falta de empresas “obliga a desplazarse a otras localidades como Salamanca o Peñaranda de Bracamonte”.

Sin embargo, la pandemia de COVID19 ha creado nuevas oportunidades laborales desde esta localidad de la comarca de Peñaranda, que cuenta con una conexión de internet estable vía satélite. El teletrabajo es, según Ispierto, “ahora mismo una posibilidad nueva y una de las mejores opciones para los que vivimos en el medio rural”.

Pincha aquí para descargarte la imagen del programa PROA

CEOE CEPYME Salamanca solicita planes sectoriales con ayudas directas para las empresas afectadas por la COVID-19

La crisis sanitaria de la COVID-19 no da tregua al mercado laboral de Salamanca, que sigue empeorado sus cifras en el mes de febrero. La provincia cuenta actualmente con 26.670 desempleados, 21 más que en el mes de enero y 4.010 más que en el mismo periodo de 2020.


En el segundo mes del año, la provincia salmantina ha vuelto a destruir empleo por el mal comportamiento del sector servicios, que ha sido el gran afectado por las restricciones para el control de la pandemia, especialmente en las actividades vinculadas al comercio y la hostelería.

Mientras, otros sectores como la agricultura o la construcción sí han conseguido generar puestos de trabajo, en un contexto adverso en el que más de 6.000 trabajadores de la provincia se encuentran en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).


Sin embargo, las cifras de la afiliación no comparten la dinámica negativa del empleo, mejorando sus datos intermensuales en 430 nuevos afiliados. Actualmente Salamanca cuenta con 117.806 trabajadores inscritos, 1.929 afiliados menos que hace un año.


Ante estos datos, CEOE CEPYME Salamanca recuerda que la grave situación de deterioro que vive la economía provincial solo puede resolverse a través del apoyo sin dilación a las empresas que conforman su tejido productivo. En especial aquellas gravemente afectadas por las restricciones de movilidad o de actividad por el COVID-19: agencias de viajes, distribución de alimentación, juego, transportes, etc.

Por ello, la patronal salmantina pide a la Junta de Castilla y León la creación de planes sectoriales, que contemplen ayudas directas con el fin de inyectar liquidez a las empresas, asegurando su solvencia futura y, por ende, la continuidad de la actividad empresarial y del empleo.


En este sentido, CEOE CEPYME Salamanca insiste en la necesidad de “una desescalada lógica y responsable” que no prolongue la agonía de las empresas y sirva para asegurar tanto la resolución de una complicada crisis sanitaria como la continuidad económica de tantas pymes que componen el núcleo del tejido empresarial de Salamanca.