COMUNICADO CONFAES

Después de conocer que el Gobierno ha decidido prorrogar dos semanas más, hasta el próximo 26 de abril, el actual estado de alarma, desde CONFAES al igual que CEOE y CEPYME queremos reiterar nuestro apoyo a las decisiones de las autoridades sanitarias en tanto que los empresarios españoles estamos alineados con la necesidad de salvaguardar de forma prioritaria la salud y la seguridad de los ciudadanos.

Sin embargo, si bien confiamos en que este nuevo plazo sirva para acelerar la salida de la actual crisis sanitaria, al mismo tiempo podría hacer más profunda la recesión económica en la que ya están sumidos muchos sectores y empresas, especialmente pymes y autónomos, por causa de la caída drástica de la oferta y demanda de bienes y servicios, por imposición legal a causa de motivos sanitarios.

Por ello, CONFAES se une a CEOE y CEPYME para instar al Gobierno a que, de manera rápida y eficaz, proceda a suspender las obligaciones de pago de impuestos, en línea con las demandas que ya expresamos en otro comunicado fechado el pasado 15 de marzo.

Lo que pedimos es que se suspenda el pago de tributos como el IVA, IRPF o las cotizaciones a la Seguridad Social en aquellos sectores y empresas más golpeadas por el descenso de la actividad.

Las organizaciones empresariales ofrecemos nuestro esfuerzo para detectar en el marco del diálogo social cuáles son esos sectores y empresas más vulnerables, para aplicar con urgencia dicha suspensión fiscal que ya han adoptado, por otra parte, 22 países europeos y hasta 15 Comunidades Autónomas.

Al menos en España esta demanda se sostiene en dos argumentos, uno técnico y otro puramente económico. De un lado, no está siendo posible disponer de la información contable y fiscal del gran espectro empresarial para poder cumplir con los deberes tributarios. Como ejemplo, un 80% de las pymes realizan sus declaraciones a través de profesionales externos que están emplazados en locales diferentes a la empresa, y en un 50% el tratamiento de facturas se realiza en papel, sin olvidar que el pago en ventanilla física de entidades financieras es aún muy frecuente.

Por tanto, no cabe ya solicitar aplazamientos, puesto que su tramitación sería en si mismo un nuevo obstáculo para muchas empresas que están ya al borde del cierre.

Ampliación del tramo de avales hasta 50.000 millones

Pero más evidente que esto es que muchas empresas y sus trabajadores viven en estos momentos una situación angustiosa tras semanas con pocos o nulos ingresos, a la espera de una financiación que no está fluyendo a la velocidad deseada y, en cambio, soportando puntualmente el pago de los tributos y seguros correspondientes.

En este sentido, el actual contexto requiere también seguir agilizando el crédito. Por ello, pedimos que se amplíen con carácter inmediato, de los 20.000 millones iniciales a los 50.000 millones de euros, las líneas de avales aprobadas por el Gobierno, para destinar este nuevo tramo especialmente para pymes autónomos.

Por último, para seguir salvaguardando el empleo y lograr, en la medida de lo posible, que la caída de la actividad no se traduzca en mayores niveles de desempleo, insistimos en flexibilizar los procesos de regulación temporal de empleo (ERTEs) y, teniendo en cuenta que la recuperación no será inmediata, también que estas condiciones que se solicitan se mantengan temporalmente después de finalizar el estado de alarma.

Una vez más, nos ponemos al servicio del Gobierno para trabajar en la preparación de una salida progresiva de la crisis para todos los sectores económicos, sobre todo en ámbitos tan complejos como el industrial, y reiteramos nuestro convencimiento de que las empresas españolas formamos parte de la solución.

CONFAES solicita medidas urgentes y directas para paliar la “catástrofe” del impacto del COVID en el empleo y las empresas de Salamanca

Durante el pasado mes de marzo, el paro registrado en Salamanca se ha situado en 23.587 personas, lo que supone un incremento de 927 (4,09% más) respecto al mes de agosto, según los datos publicados esta mañana por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. En cuanto al análisis por sectores, destaca el importante impacto en sector Servicios (669 desempleados más), seguido de Construcción (137) y de Industria (112).

Para CONFAES, estas cifras vienen a confirmar la gravedad de la crisis derivada del COVID-19 y la catástrofe que supone para el empleo y para las empresas. En este sentido, pone de relieve la preocupación por el verdadero calado del efecto en el empleo, ya que los datos facilitados hoy, no contemplan el impacto que tendrán los ERTES solicitados por las empresas tras la paralización de la actividad decretada por el estado de alarma y advierte que los datos de los próximos meses serán los que lo reflejen con toda su crudeza.

En este sentido, el Presidente de CONFAES, Juan Manuel Gómez, ha señalado que desde CONFAES se sigue trabajando y reivindicando un marco que permita sobrevivir a las empresas de Salamanca. “Necesitamos medidas directas y urgentes para garantizar la continuidad de nuestras empresas, que no olvidemos que son las verdaderas creadoras de empleo”. En concreto, para el Presidente de CONFAES, dentro de las medidas que deben impulsar las diferentes administraciones se encuentran “el aplazamiento de los pagos fijos y la aprobación de ayudas directas que las doten de la liquidez necesaria para afrontar el descenso de actividad”.

La mitad de las empresas salmantinas cree que su facturación caerá por encima del 75% debido al COVID-19

El 49,5% de las empresas salmantinas considera que su actividad caerá por encima del 75%, debido al impacto de los primeros quince días del estado de alarma decretado por el COVID-19, según se desprende de la Encuesta PYMES puesta en marcha por CONFAES con el fin conocer de primera mano las inquietudes, preocupaciones y medidas que solicitan a las Administraciones. Asimismo, destaca que el otro 22,4% cree que descenderá entre el 50% y el 75%.

De sus resultados se desprende además que para los empresarios la caída de la actividad les afecta en un 61% sobre todo por el cierre de establecimientos y el descenso brusco de pedidos, mientras que la falta de suministros o materias primas impacta en su actividad en un 43% y los problemas con el transporte de mercancías un 35,3%. Asimismo, en este barómetro resalta por el peso que tienen en la economía salmantina, el impacto del descenso de la actividad turística y hotelera, en otros ámbitos afines como restauración, bares y comercios.

En cuanto a las medidas que solicitan a las administraciones públicas para paliar el impacto económico de la caída de actividad, un 96% solicita exenciones del pago de impuestos y cotizaciones a la seguridad social. Asimismo, destaca que el 94% pide a las Administraciones ayudas financieras a empresas y autónomos, así como una mayor facilidad en los trámites y más ayudas para la suspensión temporal de contratos.

NOTA: 

En esta encuesta, que se ha llevado a cabo en la tercera semana de marzo, han participado un total de 216 empresas. De ellas, un 31% pertenece al sector Servicios, el 27% a Comercio, 14% Construcción, 15% Industria, y el resto al sector agroalimentario, TIC y hostelería. Cabe destacar asimismo, que el 76% de las pymes participantes cuenta con menos de 10 trabajadores en su plantilla.

Es necesario resaltar que la gravedad de la crisis provocada por el COVID-19 y la rapidez con la que evoluciona ha provocado un aluvión de medidas, que hacen variar el escenario en el que se mueve la empresa, los sectores afectados por estas medidas y la percepción que de las repercusiones  tienen las empresas de Salamanca. Con esta premisa, y advirtiendo que los resultados son una “foto fija” del  momento concreto en que se contesta y que de realizar la consulta hoy probablemente los resultados variarían significativamente, hemos decidido publicarlos a la espera de poder realizar otro sondeo cuando se reanude la actividad.

La Asociación de Tratantes de Ganado pide la suspensión de la cotización de la Mesa de Vacuno de Vida

La Asociación Salmantina de Tratantes de Ganado y Cebaderos (ASTRACE) solicita a la Diputación de Salamanca la suspensión de la Mesa de Vacuno de Vida, ya que, en las actuales circunstancias, con el estado de alarma decretado por el COVID-19, no es posible fijar, de manera real, el precio de los terneros.

Para el presidente de ASTRACE, Ricardo de la Iglesia, durante estos quince días de estado de alarma “las transacciones de animales han sido prácticamente nulas y a unos precios muy por debajo de los de la Lonja, como consecuencia del desplome de la demanda, por lo que no es posible realizar una valoración correcta del precio de los terneros”.

Durante, la sesión celebrada esta mañana los tratantes han intentado llegar a un acuerdo consensuado entre todos los miembros de la mesa, que al no lograrse les ha llevado a dejar de cotizar en bloque.

Por todo ello, desde ASTRACE, organización integrada en CONFAES, no se entiende la decisión del Presidente de cotizar la mesa de hoy. En este sentido, se advierte que a partir de ahora “los precios de la Mesa de Vacuno de Vida de la Lonja de Salamanca no reflejan la realidad del sector a día de hoy teniendo en cuenta la situación de excepcionalidad que vivimos”.

CECALE-CONFAES solicita que el estado asuma el 75% del permiso retribuido y una suspensión temporal de impuestos ante el parón de la actividad

Ante las nuevas medidas aprobadas en el Consejo de Ministros para endurecer el confinamiento de los ciudadanos y reducir al máximo la movilidad, en la lucha contra el Covid-19, y desde el máximo respeto a todas las decisiones sanitarias, la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE), de la que forma parte CONFAES, exige al Gobierno el establecimiento cuanto antes de nuevas acciones excepcionales y urgentes que promuevan la liquidez de las empresas de modo que puedan hacer frente a los costes laborales a pesar del parón de la actividad y la caída prácticamente a cero de la facturación. Por ello, propone que sea el Estado quien asuma el 75% de dichos costes laborales del permiso retribuido recuperable durante este periodo en el caso de las empresas que no tengan la liquidez necesaria.

CECALE-CONFAES entiende que, una vez superada la crisis sanitaria, las horas de trabajo se recuperarán a lo largo del año 2020, pero bien es cierto que a día de hoy muchas de las empresas se encuentran ya con graves problemas para hacer frente a los costes laborales de las próximas semanas, cuando su actividad y facturación han caído en picado.

Igualmente, CECALE-CONFAES insiste en la necesidad de que suspendan temporalmente el pago del IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales, de modo que las empresas tengan capacidad de tesorería y liquidez, pues son medidas que la Comisión Europea considera prioritarias para no fulminar el tejido productivo.

De no llevarse a cabo esta moratoria generalizada, CECALE-CONFAES advierte de que no sólo un número incalculable de empresas podrán desaparecer, sino que se destruirían numerosos puestos de trabajo.
Por todo ello, solicita al Gobierno que deje de trabajar desde la improvisación y responda de verdad a las necesidades de liquidez de las empresas y apoye a todas las empresas que se están viendo amenazadas al cierre, pues si no se da solución, difícilmente podrán salir de esta crisis en la que se están viendo inmersas.