CECALE-CONFAES solicita que el estado asuma el 75% del permiso retribuido y una suspensión temporal de impuestos ante el parón de la actividad

Ante las nuevas medidas aprobadas en el Consejo de Ministros para endurecer el confinamiento de los ciudadanos y reducir al máximo la movilidad, en la lucha contra el Covid-19, y desde el máximo respeto a todas las decisiones sanitarias, la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE), de la que forma parte CONFAES, exige al Gobierno el establecimiento cuanto antes de nuevas acciones excepcionales y urgentes que promuevan la liquidez de las empresas de modo que puedan hacer frente a los costes laborales a pesar del parón de la actividad y la caída prácticamente a cero de la facturación. Por ello, propone que sea el Estado quien asuma el 75% de dichos costes laborales del permiso retribuido recuperable durante este periodo en el caso de las empresas que no tengan la liquidez necesaria.

CECALE-CONFAES entiende que, una vez superada la crisis sanitaria, las horas de trabajo se recuperarán a lo largo del año 2020, pero bien es cierto que a día de hoy muchas de las empresas se encuentran ya con graves problemas para hacer frente a los costes laborales de las próximas semanas, cuando su actividad y facturación han caído en picado.

Igualmente, CECALE-CONFAES insiste en la necesidad de que suspendan temporalmente el pago del IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales, de modo que las empresas tengan capacidad de tesorería y liquidez, pues son medidas que la Comisión Europea considera prioritarias para no fulminar el tejido productivo.

De no llevarse a cabo esta moratoria generalizada, CECALE-CONFAES advierte de que no sólo un número incalculable de empresas podrán desaparecer, sino que se destruirían numerosos puestos de trabajo.
Por todo ello, solicita al Gobierno que deje de trabajar desde la improvisación y responda de verdad a las necesidades de liquidez de las empresas y apoye a todas las empresas que se están viendo amenazadas al cierre, pues si no se da solución, difícilmente podrán salir de esta crisis en la que se están viendo inmersas.

CECALE advierte de que el anuncio de la obligación de cierre no permite a las empresas contar con un tiempo mínimo de reacción para su organización interna

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León, desde su máximo respeto a las últimas medidas sanitarias adoptadas, quiere manifestar su rechazo al anuncio realizado ayer por el Presidente del Gobierno del cierre total de actividades empresariales no esenciales acompañada de un permiso retribuible recuperable, pues supondrá un enorme impacto sin precedentes en la economía española, especialmente en sectores como el industrial.

En opinión de los empresarios de Castilla y León, nos enfrentamos a un escenario sin precedentes que puede suponer la ruina de miles de empresarios, que a día de hoy no tienen ninguna fuente de ingresos, además de estar manteniendo todos y cada uno de los gastos fijos que tienen las empresas, incluidos el pago de impuestos, y muchos de ellos se verán abocados al cierre.

Por otro lado, CECALE quiere destacar el desamparo que están viviendo los empresarios, a los que, además, se les está demonizando, pues el anuncio de la obligación de cierre de sus empresas, no permite a las mismas contar un tiempo mínimo de reacción para la organización interna, imprescindible para poder cumplir con el cierre empresarial con seguridad.
A pesar de ser los empresarios y autónomos los que están sosteniendo la economía del país, a pesar de no recibir ayuda alguna, se les castiga con nuevas obligaciones, inasumibles muchas de ellas; todo ello justificado en una reducción de la movilidad, cuando el Gobierno maneja cifras y estudios que le indican que dicha movilidad ya se ha reducido un 85% y no podrá bajar más.

Por ello, CECALE exige que el Gobierno recapacite en sus decisiones y atienda de una vez las demandas de los empresarios, que son los verdaderos generadores de riqueza y empleo, y no provoquen una destrucción masiva de tejido empresarial y del empleo de manera definitiva.

La Confederación cree que, antes de tomar una decisión al respecto, el Gobierno debería haber analizado cada sector para no entorpecer, por un lado, el normal funcionamiento del sector primario y, por otro, el cierre irreversible de empresas, con el consecuente impacto económico que traería consigo.

Entiende que la situación excepcional que estamos viviendo no puede suponer el freno a actividades que están funcionando y que dejarían bloqueados a sectores como el agroalimentario o el de transporte, tan necesarios en estos momentos.

En opinión de CECALE, la clave de Castilla y León son sus empresas, y cuando seamos capaces de vencer esta epidemia, debemos ser capaces también de volver a la normalidad como Comunidad, recuperando lo antes posible la actividad económica.

Comunicado CECALE-CONFAES

CECALE y sus organizaciones territoriales (CONFAE, FAE, FELE, CPOE, CONFAES, FES, FOES, CVE y CEOE CEPYME Zamora), junto con CEOE y CEPYME, consideramos que las nuevas medidas en el ámbito laboral aprobadas este viernes en el Consejo de Ministros extraordinario van a impedir poner las bases de la necesaria recuperación económica de España y llevarán en última instancia a un mayor nivel de desempleo.

Los empresarios advertimos que, a la espera de poder conocer todos los detalles, no van en la dirección correcta, sino que, muy al contrario, serán perjudiciales para el equilibrio económico, la salud de las cuentas públicas, aumentando considerablemente el déficit, y reducirán de forma importante la confianza de los inversores, que son fundamentales para la estabilidad financiera y la recuperación económica de este país.

Además, cuando un gran número de empresas, especialmente pymes y autónomos, están luchando para evitar el cierre en un contexto que ya se anuncia de recesión mundial, rechazamos de forma tajante que el Gobierno trate de arrojar sospechas y desconfianza sobre el empresariado. Creemos que precisamente en estos momentos la situación lo que requiere son esfuerzos conjuntos y unidad de acción.

Por ello, desde CECALE-CONFAES y sus organizaciones territoriales, en la misma línea que CEOE y CEPYME, queremos dejar claro que nuestra voluntad por encima de todo, en estos momentos de crisis por el COVID-19, es sostener la economía y el empleo, y por ello, estamos empujando para evitar un parón aún mayor de la actividad empresarial, siempre priorizando, como no podía ser de otra manera, la seguridad y la salud de los ciudadanos.

CONFAES atiende más de 500 consultas y trámites de empresarios desde el inicio del estado de alarma por el COVID-19

El Consejo del Diálogo Social de Castilla y León se reunirá mañana en Valladolid para tratar las medidas extraordinarias que han de tomarse con motivo de la crisis del COVID-19. Juan Manuel Gómez, Presidente de CONFAES, participa en estos momentos en una Junta Directiva telemática de CECALE, en la que las nueve provincias acordarán la postura ante los asuntos más relevantes que pudieran firmarse en la reunión del Consejo de Dialogo Social. Las medidas que se pacten en el seno del Diálogo Social, afectarán a todos los empresarios de la región.

La propuesta que presentará CECALE se ha trabajado desde el inicio del estado de alarma con la colaboración y contribución de cada una de las organizaciones empresariales representadas de nuestra Comunidad. El Plan de medidas que se consensuará en la reunión de mañana se dará a conocer en la rueda de prensa que ofrecerá el Presidente de CECALE.

CONFAES ha centrado sus esfuerzos desde el inicio de esta crisis en prestar atención directa y personalizada a los empresarios de Salamanca habiendo solventado, hasta el momento, más de 500 consultas y trámites.

Igualmente CONFAES ha venido comunicando al tejido empresarial todas las novedades normativas tanto en materia jurídica y laboral, como en Prevención de Riesgos Laborales. Asimismo, CONFAES ha transmitido a través de boletines electrónicos, circulares internas e informaciones, las principales demandas de los diferentes sectores empresariales, vinculándose a sus organizaciones nacionales, integradas también en CEOE y CEPYME.

A nivel local, conocida la propuesta del Ayuntamiento de Salamanca para ayudar al empresariado, CONFAES se muestra de acuerdo con la misma, ya que entiende que complementa, a nivel municipal, el plan de medidas extraordinarias tomadas por el Gobierno de España y las que mañana abordará la Junta de Castilla y León en el seno del Consejo del Diálogo Social.

Entre todos superaremos esta prueba. 

#EsteVirusLoParamosUnidos

#YoMeQuedoEnCasa

COMUNICADO CECALE-CONFAES

Ante el paquete de medidas aprobado hoy por el Consejo de Ministros para seguir combatiendo los efectos del COVID-19, CECALE y sus organizaciones territoriales (CONFAE, FAE, FELE, CPOE, CONFAES, FES, FOES, CVE y CEOE CEPYME Zamora), junto con CEOE y CEPYME, valoran positivamente que el Gobierno considere prioritario tanto salvaguardar la salud de los ciudadanos como sostener la actividad empresarial y las cadenas de financiación.

Los empresarios ven positivo que se haya desplegado esta importante batería de medidas económicas, especialmente avales públicos, a la espera de que se concreten los detalles referidos a los porcentajes y las garantías y confiando en que estén en la línea de los anunciados en países como Alemania e Italia.

CECALE-CONFAES, en la misma línea que CEOE y CEPYME, cree que estas medidas serán útiles para que el flujo crediticio pueda seguir llegando hasta las empresas y esperan que ayuden a preservar al mismo tiempo el empleo. También en esa espera, dentro del ámbito laboral, dan la bienvenida a la agilización de los Expedientes Temporales de Regulación (ERTEs) y a la suspensión de cotización, si bien no es posible hacer una valoración más exhaustiva sin disponer del documento que nos permita conocer el detalle final de las medidas propuestas, que entendemos que debiera ir en sintonía con el acuerdo alcanzado por los interlocutores sociales CEOE, CEPYME, UGT y CCOO el pasado jueves.

Los empresarios reiteran su apoyo y colaboración en todo momento desde el ámbito empresarial al conjunto de la sociedad, comparten que debe ser una crisis temporal y que será necesario seguir implementando nuevas medidas en los próximos días en función de las nuevas necesidades con el objetivo de poner los cauces necesarios para retornar a la normalidad cuanto antes.