Ferneto España: innovación por y para el panadero

“Hemos aplicado el conocimiento que tenemos de ‘nacer panaderos’ para ofrecer a nuestros clientes la maquinaria que realmente se adapta a sus necesidades”. Así explica el director general de Ferneto España, Rui Gonçalves, la esencia de esta empresa asentada en Salamanca desde hace ocho años y perteneciente al Grupo Ferneto. La continua búsqueda de la innovación en sus procesos para ofrecer la maquinaria más avanzada dirigida al sector de la panadería y la pastelería ha sido galardonada por CONFAES con el Premio a la Innovación.

Ferneto tiene su origen cerca de una ciudad más que conocida para cualquier salmantino: Aveiro. A pocos kilómetros de distancia, en la localidad lusa de Vagos comenzaba en 1986 la historia de superación de una familia de panaderos. La ampliación de su negocio original hacia la comercialización de productos pone las bases para la creación de su primera máquina a principios de la década de los 90.

Aplicando la experiencia previa como panaderos y contando con las sugerencias de sus compañeros, Ferneto diseña y fabrica su primera máquina: una refinadora. “Empezamos nuestra historia con insumos de panadería y ahora son las máquinas nuestra bandera ante el sector”, explica Rui Gonçalves, quien recuerda que en esta trayectoria de más de tres décadas han añadido nuevos segmentos de actividad a la ya tradicional industria de la panificación y la pastelería: hostelería, cerámica y la química, entre otras.

Detalle de la sede de Ferneto en Vagos (Portugal)

Su desarrollo empresarial se ha basado en continuar la estrategia de ofrecer siempre soluciones innovadoras y tecnológicamente avanzadas al sector de la panificación y la pastelería, basándose siempre en su amplio conocimiento del sector. “Hablamos el lenguaje del panadero”, sostiene.

En la actualidad, Ferneto España forma parte del Grupo FERNETO que es una multinacional portuguesa, presente en Mozambique, España y Brasil, además de contar con una amplia red de distribuidores con la que tienen presencia en más de 50 países. Su red comercial permite una proximidad, ampliamente valorada por el cliente y busca detectar sus necesidades ofrenciéndoles un servicio técnico y comercial de calidad como clave del éxito de esta empresa.

“Para nosotros la innovación es una de nuestras cartas de presentación. En nuestra sede de Portugal contamos con un importante departamento de I+D+I que trabaja en ofrecer nuevas líneas de negocio con las que facilita soluciones que realmente se adaptan a las necesidades de nuestros clientes”, explica el director general de Ferneto España.

Además, Ferneto España cuenta con una larga vinculación con Salamanca desde su creación en 2011. Desde su sede en el polígono industrial de Villares de la Reina distribuye su maquinaria y ofrece su servicio postventa a sus clientes españoles, un mercado en expansión para Ferneto, valorando el potencial de la provincia como ejemplo para los distribuidores a nivel nacional como internacional, así como su proximidad a su sede central, a poco más de tres horas por carretera.

Pincha aquí para descargar las imágenes de Ferneto España 

Romero Artesanos Panaderos acude al Salón de Gourmets con un hornazo delicatessen que dura más de un mes

Una de las joyas gastronómicas de la provincia, el hornazo, tiene cabida un año más dentro de la 33ª edición del Salón de Gourmets de Madrid, gracias a la empresa salmantina Romero Artesanos Panaderos. Esta pyme familiar, regentada actualmente por la tercera generación de empresarios, ha acudido por segundo año consecutivo a la feria más importante dentro del sector delicatessen en España con una atractiva propuesta que busca aportar un valor añadido este producto típico.

Pese a que queda ya poca innovación que añadir dentro del proceso de elaboración del hornazo, Romero Artesanos Panaderos ha conseguido ofrecer a los clientes profesionales un nuevo envasado, en atmósfera protectora, que dota al producto de una vida útil superior a un mes. La nueva característica supone un importante salto cualitativo, ya que mantiene la elaboración artesanal del hornazo, ampliando más de siete veces su plazo de conservación.

“Los hornazos suelen contar con una caducidad corta de alrededor de seis días, ya que se realizan sin conservantes. Gracias a la atmósfera protectora, los clientes profesionales podrán ofrecer un producto fresco y de calidad durante mucho más tiempo, sin tener que recurrir al formato congelado”, ha indicado Elena Romero, gerente de la panadería miembro de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Panaderías AESPAN.

Además de la mejora en su conservación, Romero Artesanos Panaderos también ha apostado por un nuevo empaquetado que busca consolidar al hornazo salmantino como un producto gourmet atractivo para el canal de distribuidores y HORECA (hotelería, restauración y cafeterías).

“Estamos ante el escaparate idóneo para mostrar nuestro producto al sector profesional y las visitas que recibimos lo constatan. El hornazo es un alimento de interés por su faceta como producto ibérico, especialmente para los distribuidores de punto caliente, tiendas gourmet, congelados y catering”, ha subrayado Romero.

En estos momentos, Romero Artesanos Panaderos distribuye sus hornazos por todo Castilla y León y Madrid, y ya trabaja en su expansión hacia otras zonas “como las comunidades del norte de España” llevando en su catálogo su especialización en la elaboración artesana del pan candeal y el hornazo.

La pyme salmantina es la única panadería de la provincia que cuenta con el Certificado de Empresa Artesana y el sello Tierra de Sabor en la elaboración de pan candeal y la única salmantina del sector que participará hasta mañana en el Salón Gourmets, dentro del pabellón de Tierra de Sabor (stand 48).

Alumnos y profesores de la Escuela de Hostelería de Salamanca comparten conocimientos de panadería con Ferneto

Intercambiar experiencias y conocimientos en torno a la panadería. Esta ha sido el objetivo de la jornada de networking entre alumnos y profesores de la Escuela de Hostelería de Salamanca y los miembros de la empresa especializada en la fabricación de maquinaria para panadería Ferneto.

Durante cinco horas, una veintena de futuros profesionales de la hostelería han llevado a cabo, junto a los técnicos de panadería de Ferneto, varias recetas de panadería y pastelería.

Barras, hogazas, palmeras de hojaldre, pasteles de almendra y postres típicos portugueses como los bolos de arroz o los pasteles de nata, han sido los productos elaborados, mientras se compartían trucos de utilidad para que las creaciones destaquen por su calidad y sabor.

Igualmente, la firma asentada en Salamanca ha mostrado a los asistentes las últimas novedades en equipamiento para el sector, con amasadoras, laminadoras, batidoras y hornos dedicadas en exclusiva para sus profesionales.

Ferneto España, división con más de un lustro de existencia en nuestro país, forma parte de la multinacional portuguesa dedicada a la fabricación de maquinaria para el sector de la panadería y la pastelería con más de tres décadas de experiencia.

En sus oficinas centrales, situadas en el polígono industrial de Villares de la Reina, la firma lusa ofrece sus servicios de venta, montaje y servicio técnico, apoyados en la innovación y la proximidad con sus clientes como principal valor añadido a la alta calidad de su maquinaria.

Pincha aquí para descargar las imágenes de la jornada de Ferneto

La Tahona Delicatessen repite como la única panadería salmantina en la Ruta Española del Buen Pan

En una nueva edición de la Ruta Española del Buen Pan, Salamanca vuelve a tener representación dentro de esta iniciativa que premia a las 80 mejores panaderías del país. La empresa salmantina La empresa salmantina La Tahona Delicatessen ha revalidado un título que ya consiguió en la edición anterior de 2017, uniéndose a otras cuatro panaderías de Castilla y León. Seguir leyendo

#DiaMundialdelPan: Los panaderos de Salamanca apuestan por la calidad frente al pan congelado

Alta calidad para luchar contra los bajos precios del pan precocido. Esta ha sido la apuesta que han realizado los panaderos de Salamanca para salir de una crisis que empezó mucho antes de 2008. En un contexto económico desfavorable, la notable caída del consumo de pan (los castellanoleoneses consumen un 18% menos que hace 5 años), unida a una batalla de precios originada por la irrupción de las masas congeladas, hizo mella en un sector que asistió en la última década a la caída de las tres empresas más grandes de la provincia. Seguir leyendo