AESTIC reclama una banda ancha de calidad para modernizar las pymes salmantinas

tabla_aestic

La digitalización continúa siendo la asignatura pendiente para las pequeñas y medianas empresas españolas. Y es que cerca de un millón de pymes españolas no cuentan ni con conexión a internet ni con una página web, según el último Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información 2017.

Si bien es cierto que las cifras varían considerablemente dependiendo del sector de actividad, en el caso de Salamanca las cifras no son mucho más halagüeñas, sólo un 62% cumplen con esta premisa (siete puntos por debajo de la media nacional), indica AESTIC, la Asociación de Empresarios Salmantinos de Tecnologías de la Información y la Comunicación.

“Castilla y León es una comunidad autónoma que destaca por contar con un vasto territorio y una baja densidad de población, lo que hace poco rentable la instalación de banda ancha fuera de las grandes ciudades. Si a esto añadimos que muchas pymes de la Comunidad están situadas en núcleos pequeños y fragmentados, encontramos el porqué de estos resultados en Salamanca”, explica Agustín Lorenzo, presidente de AESTIC.

Ante esta realidad, la asociación miembro de CONFAES solicita que las Administraciones Públicas fomenten, junto a los operadores, el desarrollo de una banda ancha de calidad (con más de 20 megabytes de velocidad) en la provincia como herramienta que fomente la modernización y competitividad de las empresas de Salamanca.

“Cuando se invierte en banda ancha de calidad se invierte en creación de empresas y, especialmente, en la fijación de la población. Sabemos que las Administraciones están comprometidas con este asunto, pero no podemos esperar más para que las pymes rurales trabajen con los medios que existen en el siglo XXI”, recuerda Lorenzo, también presidente de la Asociación de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Electrónica de Castilla y León (AETICAL).

A su juicio, las ayudas de la Junta de Castilla y León para la instalación de Internet en las zonas rurales son medidas positivas para paliar este déficit. Las mismas buscan apoyar la oferta de banda ancha de más de 30 megabytes en las zonas rurales con una menor cobertura, especialmente núcleos de población de menos de 500 habitantes.

“Existen muchas zonas en Salamanca con una cobertura débil y es una buena noticia que la Administración dé las mismas oportunidades al acceso a Internet a los habitantes de las zonas rurales como a los de las grandes capitales”, comenta.

Por último, el representante de AESTIC considera que estas ayudas deben ir de la mano de la formación de los empresarios en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para su ámbito concreto de actividad. “Las campañas de sensibilización del uso de Internet fuera de las grandes ciudades se han dirigido preferentemente al usuario doméstico, pero no al empresario. Si éste no sabe las ventajas que puede aportarle la tecnología, cualquier esfuerzo por mejorar el acceso a la red no será efectivo”.

Descarga aquí la fotografía sobre el porcentaje de empresas españolas con acceso a internet y con página web.