Los campings de Castilla y León solicitan una regulación urgente del autocaravanismo

Sin título

El autocaravanismo es un fenómeno en alza en Europa y también en España. Cada vez son más las familias que utilizan este vehículo turístico para disfrutar de sus vacaciones y la mayoría lo hacen en los más de 1.200 campings de nuestro país y en los casi 100 campings de Castilla y León.

Conscientes de su importancia, los campings castellanoleoneses han acondicionado sus negocios para acoger a este turismo itinerante. Esta condición de las autocaravanas ha hecho que en los últimos años hayan crecido por toda Europa instalaciones de pernocta para ellas, limitadas a 24 o 48 horas, con el objetivo de aportar condiciones idóneas a este tipo de turismo de paso, en municipios donde no existen campings para alojarlas.

Por todo ello, la Asociación de Empresarios de Campings de Castilla y León (ASECAL), organización de la que forma parte la Asociación Salmantina de Empresarios de Campings AESCAM, solicita a las Administraciones Públicas una regulación urgente de la modalidad del autocaravanismo y de las denominadas áreas de pernocta para autocaravanas, con el fin de evitar pernoctaciones ilegales en espacios no acondicionados para dicho fin.

Estos comportamientos deterioran tanto la buena imagen del autocaravanismo y del campismo en general como la de la propia ciudad de Salamanca que actualmente acoge bajo el puente de Salas Bajas a dichos vehículos, mientras se encuentra infrautilizada a menos de 2 kilómetros de la ciudad el área de autocaravanas de Carbajosa de la Sagrada.

La problemática, que afecta a todos los campings de Castilla y León, se ha visto agravada en los últimos meses por un incremento de las pernoctaciones de autocaravanas en espacios donde sólo tienen permitido el estacionamiento, como cualquier otro vehículo a motor, lo que supone contravenir las indicaciones de la Dirección General de Tráfico plasmadas en la instrucción 08/V-74, además de suponer una  competencia desleal de la actividad profesional que realizan a diario los campings castellanoleoneses.

Ante estos hechos, los empresarios salmantinos miembros de AESCAM y de ASECAL solicitan el desarrollo de una normativa que regule la modalidad del autocaravanismo, a nivel regional y que el Ayuntamiento de Salamanca controle la acampada ilegal, ya que en la propia ciudad los autocaravanistas disponen de varios campings para alojarse.

En julio de 2017, la Junta de Castilla y León aprobó un nuevo decreto del sector del camping que ya recogía la necesidad de incluir dentro de la futura Ley de Turismo de Castilla y León una normativa que aclare una modalidad en auge en España. Durante 2017 se matricularon casi 6.000 autocaravanas en el conjunto del territorio nacional, cifra que supone un incremento de cerca del 350% en los últimos cuatro años.

Asimismo, la asociación ASECAL, que reúne a empresarios de las nueve provincias de Castilla y León, quiere subrayar la importancia que supone el autocaravanismo dentro de la oferta regional de campings, donde se ofrecen espacios personalizados para la pernoctación de las autocaravanas satisfaciendo los servicios que necesitan tanto propietarios como los propios vehículos.