Los carniceros salmantinos apuestan por Internet para mejorar sus ventas y atraer a los jóvenes

IMG_20161220_135346_result

Los empresarios salmantinos detallistas de carne se han propuesto la digitalización de sus negocios con un doble fin: mejorar las ventas del sector y fidelizar los jóvenes. Y es que los retos de la revolución digital ya son una realidad, explica Juan Antonio Mendo, presidente de AESCARNE, asociación integrada en la patronal salmantina CONFAES que reúne a los profesionales de carnicerías y charcuterías de la provincia.

“Los profesionales de AESCARNE son conscientes que no se puede demorar más la presencia en internet y la venta online. Es una estrategia que se debe de llevar a cabo en el corto y medio plazo porque lo que exige el mercado y no podemos renunciar a un nicho de clientes cada año más grande”.

Actualmente, uno de cada cuatro españoles realiza sus compras por internet al menos una vez a la semana, estadística que aumenta entre los compradores con menor edad, según indica el estudio ‘Las pymes españolas en el ámbito online’ realizado por uno de los grandes portales de comercio electrónico.

Sin embargo, dicho estudio constata que la presencia de las pymes españolas en internet es testimonial. Sólo el 25% está presente, un porcentaje similar en el caso salmantino. “Debemos hacer hincapié a los empresarios de los beneficios de estar presentes. Las empresas que han apostado por estar en la red han conseguido que el margen de beneficio aumente”, explica el presidente de AESCARNE.

La presencia en internet de muchos negocios carniceros y charcuteros de Salamanca también responde a otro objetivo: llegar a los más jóvenes. “Debemos fidelizar al cliente joven, porque es el comprador del futuro. Debemos llegar a él, a través de sus canales, para convencerle de que en nuestros establecimientos puede encontrar lo que necesita a un precio asequible”.

A juicio de Mendo, este colectivo, que se siente cómodo comprando a través del smartphone o el ordenador, tiene unos patrones de consumo diferentes del cliente tradicional. “Demandan productos saludables y fáciles de consumir. AESCARNE lleva años formando a sus asociados en cómo elabrorar preparados cárnicos y los que han apostado por esta opción, están satisfechos con la apuesta. Sólo hay que ver la buena acogida que está teniendo entre el sector el concurso de la mejor hamburguesa”.

En el 2016, el Informe Económico del ministerio de Agricultura cifraba en 320 euros el gasto anual de cada español en carne. Un consumo, 50 kilos por cada español, en el que los preparados cárnicos suponen casi un 25% del total que encabeza la carne de pollo. “El consumo en Salamanca es similar al que se realiza en el resto del país, con la salvedad de que la carne de cerdo tiene más tirón”, finaliza Mendo, presidente de la Asociación miembro de la patronal salmantina.