Archivado de manera definitiva el supuesto ‘caso’ de las dietas en Adventia

Juan_antonio_martin_mesonero

La Audiencia Provincial da ‘carpetazo’ al procedimiento que no prosperó en ningún momento. La querella presentada por Aesco fue inadmitida y no se ha llegado a hacer ninguna diligencia, ni investigación y ni siquiera se ha juzgado.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha archivado de manera definitiva el proceso del mal llamado ‘caso Adventia’, la querella planteada en su día por Aesco contra directivos de CONFAES y de la Escuela de Pilotos por un supuesto cobro indebido de dietas. El archivo se ha conocido esta semana y constituye el ‘carpetazo’ definitivo a esta cuestión que nunca llegó a ser caso judicial porque la querella fue inadmitida hace meses.

El archivo ha sido una mera cuestión procedimental al superarse todos los plazos y decaer todos los recursos planteados por Aesco. La asociación planteó esta querella en agosto de 2015 cuando decidió abandonar el seno de Confaes. Su presidente, Benjamín Crespo, y su secretario general, Emilio Checa, decidieron denunciar entonces a cinco directivos de Adventia a los que acusaban de haber percibido remuneraciones fijadas por una sociedad privada como es la sociedad de la escuela de pilotos. La querella fue una cortina de humo para ocultar su salida del seno de la patronal  para esconder detrás de supuestas irregularidades lo que en realidad era un conflicto con la patronal Confaes, de la que Aesco se marchó dando un portazo y con una deuda superior a los 300.000 euros.

Además, la querella fue desmontada pocos meses después de ser interpuesta. Según el auto del juzgado de instrucción número uno de Salamanca, emitido el día 25 de febrero de 2016, se sobreseía y archivaba la querella presentada por unos supuestos delitos de administración desleal o apropiación indebida ya que Aesco y su cúpula pretendían tener información sobre una cuestión interna de una sociedad privada en la que no tiene participación alguna, por lo que no tiene derecho a ello. Los autos judiciales declararon que el pago de dietas por parte de Adventia a sus órganos no sólo era legal, sino legítimo, y que Aesco no estaba perjudicada por ello. El asunto no ha tenido ninguna trascendencia judicial porque no se ha llegado a instruir, no ha declarado nadie y ni siquiera se ha juzgado.

A pesar de ello, el asunto ha llegado hasta octubre de este año porque Aesco insistió en su estrategia de cortina de humo y descrédito, con recursos y el intento de que la Cámara de Comercio se prestara a sumarse a la querella. Además, Benjamín Crespo y Emilio Checa llevaron a cabo de manera paralela una campaña de descrédito amplificando lo que era una querella desestimada a la que algunos medios han dedicado centenares de informaciones. Los responables de Adventia querellados se reservan el derecho a ejercer acciones contra Crespo y Checa que podrían enfrentarse a indemnizaciones millonarias por el daño a la imagen y reputación de las personas y de la propia sociedad. Según los cálculos elaborados en un informe al respecto, Adventia estima que el daño que se ha pretendido hacer a la sociedad y a sus dirigentes está valorada en una cantidad cercana al millón de euros.