Más de 160 años uniendo tradición y modernidad

Pan de Angel (2)

En un producto tan frágil como una oblea es posible conocer pedazos de la historia empresarial salmantina. Y es que la empresa situada en Cipérez, Pan de Ángel, acumula una dilatada trayectoria realizando artesanalmente un producto que se puede encontrar en cualquier localidad de España. La patronal salmantina CONFAES ha querido así reconocer con el CECALE de Oro de Salamanca 2016 la destacada labor de una empresa familiar, así como la implicación de su fundador en el mantenimiento y fijación de la población de su municipio.

Esta historia no sería posible sin la intervención de Fabián Martín Tapia, quien en 1974 recogió la tradición familiar para comenzar a comercializar las obleas manteniendo el horneado de su abuelo, Gaspar Martín Moreno.

“Tras volver de Alemania, heredé de mi abuelo y de mi padre la empresa y me puse a elaborar obleas porque era un negocio que despertaba interés. Lo que yo hice fue dar un paso en la comercialización. Pasar de venderlas casa por casa a hacerlo en los grandes puntos de venta”, explica el fundador de Pan de Ángel.

Las obleas de Fabián Martín continúan manteniendo la receta original preservada durante cuatro generaciones que se basa en el uso exclusivo de ingredientes naturales de primera calidad (huevo, harina y azúcar), sin necesidad de recurrir a colorantes ni a conservantes.

Las obleas de Cipérez se pueden encontrar en cualquier punto de la geografía española.

Un proceso artesanal avalado por los más estrictos controles de calidad y seguridad alimentaria que dan lugar a un producto saludable y natural dirigido tanto a niños como a adultos.

Durante sus más de 40 años de andadura, Pan de Ángel no sólo ha sido un ejemplo de empresa que ha sabido, a base de sacrificio, crecer hasta convertirse en el referente dentro de su sector, también es un motor económico en la zona de Vitigudino.

“Mi intención siempre ha sido apostar por mi pueblo, Cipérez, por crear riqueza en la comarca y evitar que los jóvenes emigren como yo tuve que hacerlo. Actualmente tenemos en plantilla a una veintena de trabajadores y esperamos seguir creciendo en el futuro”, comenta Fabián Martín, que además será reconocido a nivel regional en una ceremonia que CECALE celebrará el 22 de junio en Ávila.

Futuro asegurado por la cuarta generación de la familia Martín y a las nuevas instalaciones construidas en Cipérez que ya funcionan a pleno rendimiento. Más de 1.500 metros cuadrados de superficie que incorporan una moderna cadena de horneado para incrementar su producción total a 17.000 obleas por hora, con tres turnos de trabajo.  “De esta manera se puede satisfacer la demanda actual de obleas en España y exportarlas a varios países europeos”, concluye el empresario salmantino.

Pincha aquí para descargarte la imagen de Pan de Ángel