Hergaher, pasión por la morcilla y el farinato

hergaher1

Dos componentes tradicionales dentro de la gastronomía salmantina, la morcilla y el farinato, han encontrado una nueva vida gracias al gen innovador de la tercera generación de una familia de empresarios cárnicos. La labor de 20 años como marca comercial de la firma Hergaher (hermanas García Hernández), referente en la provincia de Salamanca de la elaboración de ambos productos, ha sido galardonada por la patronal CONFAES con el Premio a la Innovación.

“Se trata sobre todo de un reconocimiento a la labor de mis suegros (Pedro García y Dori Hernández). Sin todo el camino que ellos han recorrido, la innovación que hoy llevamos a cabo no sería posible”. Así explica Raúl Morales, director comercial de Hergaher, la concesión de un premio a sus dos décadas innovando alimentos tradicionales junto a su mujer, Gema García, gerente de una empresa que da empleo a casi una decena de trabajadores.

En los más de 600 metros cuadrados de su fábrica en el Polígono El Montalvo, Hergaher produce morcilla en sus versiones de cerdo, de magro de cerdo, de nueces, de piñones (dulce y picante), choricera… y farinato ibérico.

Este producto tan ligado a Salamanca, pese a que no cuenta con la misma proyección exterior con la que sí cuenta la morcilla, ya comienza a extenderse más allá de sus fronteras naturales gracias a la labor más propia de un docente que de un empresario. “Cuando una persona no conoce un alimento suele decir automáticamente ‘no me gusta’. Cuesta mucho romper esta barrera. Estamos haciendo mucha pedagogía con el farinato, difundiéndolo todo lo que podemos y los resultados nos están dando la razón”, comenta Morales.

Sala de curación en la fábrica situado en el Polígono El Montalvo II

Más que morcillas y farinatos

Aunque la actividad principal de Hergaher sea la producción de morcillas y farinatos, durante los últimos años la empresa salmantina ha ido diversificando su oferta con su marca Delicias de Vega, haciendo de la innovación una seña de identidad. En su catálogo se pueden encontrar patés, mousses, cremas monodosis u otros productos derivados como los preparados de tortilla de patata o las galletas, donde la morcilla y el farinato siempre están presentes.

La calidad, el trato con el cliente y la continua innovación dentro de un sector tradicional ha llevado a Hergaher a distribuir por todo el territorio nacional, estar presentes en las principales grandes superficies del país, así como exportar a varios países europeos y asíaticos. “Hace varias semanas, hemos enviado nuestro primer cargamento a Indonesia”, subraya el director comercial de la marca.

Expansión tras crecer en la crisis

Los “productos anticrisis” que elabora Hergaher, como los denomina Raúl Morales, han sabido capear bien el temporal en unos años complicados para familias y empresas cuando se restringieron hasta el máximo los gastos. “Estamos muy orgullosos de haber conseguido crecer año a año durante la crisis, porque vendemos un producto que cualquiera se puede permitir. Espero que sigamos la misma tendencia en el futuro, ahora cuando se nota más alegría en el gasto de las familias y las empresas”, valora.

Hergaher continúa con sus planes de futuro con la vista puesta en mejorar su oferta “con nuevos productos como una morcilla de arroz hecha con una receta típicamente de Salamanca y otros que se presentarán en la feria agropecuaria”, y ampliar sus instalaciones en Carbajosa de la Sagrada para pasar del millar de metros cuadrados dedicados a la producción de productos cárnicos y derivados.