CECALE Y FEACYL-CEAT Castilla y León creen que las cifras del paro reflejan el aún lento pero continuado avance en la creación de empleo

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE) y la Federación de Autónomos de Castilla y León (FEACYL-CEAT Castilla y León) valoran positivamente los datos de paro registrado de diciembre, con una caída del 9,49% respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone un descenso del desempleo superior en Castilla y León al experimentado en términos interanuales en el conjunto de España (-7,96%). Estas cifras vienen a reflejar el aún lento pero continuado avance en la creación de empleo al compás de la recuperación económica en la Comunidad Autónoma.

A pesar de ello, en términos intermensuales, ambas organizaciones alertan de la subida del paro en cinco provincias de Castilla y León. Por ello y ante los niveles de desempleo aún existentes, CECALE y FEACYL-CEAT Castilla y León insisten en la necesidad de continuar realizando reformas sobre la base del diálogo y la concertación social que operen a favor del incremento de la competitividad, fomenten la actividad productiva y permitan una recuperación sostenida del empleo en Castilla y León.

En este sentido, recuerdan la necesidad de ajustar los costes laborales, evitando incrementos que obstaculicen la creación de empleo. Asimismo, consideran que es importante dotar a las empresas de un marco regulatorio adecuado que haga más eficiente y flexible el mercado laboral y permita la adaptación de las empresas a los flujos de la realidad cambiante.

Tanto CECALE como FEACYL-CEAT Castilla y León insisten en no bajar la guardia, siendo imprescindible incentivar la internacionalización e innovación en pro de la competitividad del entramado empresarial de Castilla y León, y mejorar el acceso de las empresas a la financiación, fomentando el emprendimiento, la inversión y el crecimiento de la actividad productiva que permita el mantenimiento del empleo y aumento de la contratación en la Comunidad Autónoma. Además, entienden que aún existe un amplio recorrido en la reducción de la morosidad, la fiscalidad, los costes de Seguridad Social, las cargas administrativas, así como para normalizar el acceso al crédito a un precio competitivo.