Blas Vives, secretario general de FACONAUTO: “Preveemos que en 2016 se vuelvan a matricular un millón de unidades”

Blas Vives, abogado en ejercicio desde 1982, es secretario general de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción, FACONAUTO, la Patronal que agrupa las Asociaciones de Concesionarios Oficiales de las marcas automovilísticas presentes en el mercado español. Desde que accediera a su actual cargo, hace más de 26 años, defiende los intereses de un sector que cuenta en toda España con más de 5.400 pymes y cuya facturación aproximada es de 80.000 millones de euros anuales.

Ponente habitual en jornadas y seminarios sobre el sector del Automóvil y afines, Vives acudirá hoy a las jornadas de ‘Sistemas y contratos de distribución comercial en el siglo XXI’ organizadas por la Universidad de Salamanca, un día después del anuncio hecho por el Ministerio de Industria que ha decidido prolongar el Plan PIVE 8 hasta el 31 de julio de 2016 .

El secretario general de FACONAUTO ha calificado el año 2015 como “un buen año”, gracias a un “crecimiento en las matriculaciones cercano al 20%”, pese a que no se hayan consumido “por primera vez los fondos del Plan PIVE”. A su juicio, la venta de vehículos “ha tenido un efecto de arrastre claro sobre otros sectores productivos y de consumo de nuestra economía”.
https://www.flickr.com/photos/camarasalamanca/22855913627/in/dateposted/
Blas Vives, secreatrio general de FACONAUTO.

¿Ha sido el 2015 un buen año para la venta de vehículos?

En términos generales se puede hablar de un buen año. Vamos a rebasar el millón unidades, una cifra psicológica para el sector, con un crecimiento cercano al 20% respecto a 2014. Además, destacaría que el 60% de esas matriculaciones ha sido dentro del canal de particulares (la venta uno a uno que hace el concesionario), que para nosotros es el verdadero “termómetro” de cómo está el mercado.

¿Tiene constancia de los problemas para aplicar el PIVE 8 en las ventas de los últimos meses de 2015?

Al ritmo actual, será la primeva vez que no se consuman los fondos de un PIVE, del que sobrarían aproximadamente 100 millones de euros. Esperamos que nos confirmen que los compradores se podrán acoger al PIVE 8 en las entregas que se realicen a partir del 31 de diciembre, y que se prorrogue el Plan hasta que se agoten sus fondos. El retraso en la solución está ralentizando las operaciones.

¿Cuáles son las previsiones de FACONAUTO para el 2016?

Seguirá creciendo el mercado, aunque lo hará a un ritmo más lento. En concreto, esperamos que se vuelva a superar el millón de unidades, pero el incremento de las matriculaciones se quedará en sólo un 6%.

¿Confía en que el próximo ejecutivo apruebe el PIVE 9?

La idea que está lanzando FACONAUTO es que se apruebe un plan de renovación del parque que tenga un carácter estructural. El envejecimiento del parque lo requiere, porque la edad media de los coches que circulan por nuestras carreteras ha crecido alarmantemente en los últimos años, y lo va a seguir haciendo. En 2020, el 60% de nuestro parque tendrá más de diez años. Por todo ello, el sector tendrá que sentarse con el nuevo Gobierno y exponerle estas cifras tan preocupantes.

¿Qué importancia tiene en las cifras de matriculaciones los planes de ayuda para la compra de vehículos?

La eficacia media de los diferentes Planes PIVE ha sido superior al 20%, es decir que más 20 de cada 100 coches no se habrían comprado en España sin estos incentivos. Sin embargo, lo importante es que ha conseguido “lanzar” y “consolidar” el mercado, y que ahora éste es capaz de generar la demanda por sí mismo.

¿Qué parte de culpa tiene el aumento de matriculaciones en el año 2015 con el alza del consumo en España?

La venta de coches ha tenido un efecto de ‘arrastre’ claro sobre otros sectores productivos y de consumo de nuestra economía, contribuyendo a un impulso del gasto interno, que ha sido, o está siendo, el pilar de la recuperación económica de España. La automoción es el primer sector en entrar en las crisis, pero también es el primero que sale de ellas.

El grado de motorización en España está por debajo de la media europea, ¿Hablamos de una causa coyuntural o estructural?

La causa es estructural, y la crisis que empezó en 2008 ha ahondado esta situación, ya que mucha gente ha pospuesto la compra de su vehículo por razones económicas. Nuestro mercado tiene margen para el crecimiento, pero que habrá que seguir estimulándolo para que nuestra motorización se equipare a la de Europa.

¿Tiene una mayor pujanza el mercado de coches nuevos frente al de segunda mano?

Los dos viven un buen momento y se retroalimentan. El mercado de coches usados ha sido clave en los años más duros de la crisis, porque se convirtió en el “refugio” de muchos españoles que querían resolver su movilidad del modo más barato. El impulso de las ventas de vehículos nuevos no ha frenado el mercado de ocasión, (que sigue siendo una buena opción), pese a que, culturalmente, el español tiende más a adquirir un coche nuevo.

¿Ha afectado a la imagen del sector el escándalo de las emisiones de Volkswagen?

La imagen que se ha transmitido no ha sido buena, y eso acaba repercutiendo negativamente. Habrá que ver todavía en qué medida esto afecta a las ventas, aunque de momento no se ha notado. Los concesionarios han sido los primeros sorprendidos por este escándalo, pero están teniendo un comportamiento ejemplar a la hora de informar y atender a sus clientes y aplicar las directrices de Volkswagen para solucionar este problema de la mejor manera posible y sin molestias para los clientes.

¿Tiene ahora el cliente reticencias al comprar un coche diésel?

España es, desde hace muchos años, un país ‘dieselizado’, y se antoja complicado que esta tendencia cambie a medio plazo, porque está muy instaurado en nuestros hábitos de compra de vehículos. Es un combustible con muchas virtudes, y que las marcas siguen innovando, hasta el punto de que los motores diésel que circulan por nuestras carreteras se pueden equiparar en materia medioambiental con los más eficientes de gasolina. Por todo ello, lo normal, es que su uso siga siendo mayoritario en España en la próxima década.

¿El coche eléctrico es el futuro de la automoción?

Los motores de combustión tienen todavía una larga vida por delante, gracias a las mejoras tecnológicas, cada vez más eficientes. El coche eléctrico llegará y se quedará con nosotros (por eso las marcas están invirtiendo tanto dinero en su desarrollo), pero eso tardará en suceder y tendrán que convivir muchos años con los motores de gasolina o con los híbridos. El coche eléctrico tiene que superar, para imponerse de forma definitiva, tres barreras: la autonomía, el precio y la falta de infraestructura de recarga.