Santiago Díez Cano: “La labor de la Cámara de Salamanca es tan importante como desconocida”

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Salamanca cuenta desde la semana pasada con un nuevo recurso bibliográfico sobre su historia. Este libro, titulado “Breve Historia de la Cámara de Comercio de Salamanca” y escrito por el historiador salmantino Santiago Díez Cano, con el apoyo del secretario general de la institución cameral; Gabriel Hortal, ha servido para recopilar los principales acontecimientos de los 125 años de existencia de la Corporación Cameral, en los que debido “a los últimos grandes cambios sufridos por las transformaciones legales de 2010 y de 2014” se crea un nuevo escenario dentro de la institución como prestador de servicios empresariales.

https://www.flickr.com/photos/camarasalamanca/16108475461/in/photolist-kuXvj5-kjnPxB-qxs9xx-qvkQc3
Juan Antonio Martín Mesonero, Santiago Diez Cano y Gabriel Hortal

Pinche aqui para acceder a la galería de imágenes

Con su publicación se ha buscado “no sólo reflejar de una manera crítica toda la labor que ha llevado a cabo la institución cameral, sino también acercar la importancia de sus obras”, explica Díez Cano. Un libro que no busca ser un trabajo académico “porque no cuenta con notas y referencias” sino más cercano a la divulgación en el que se abordan “sus distintas etapas, finalizando con una reflexión sobre su trayectoria en estos más de 125 años: una labor tan importante como desconocida”.

Un recorrido por la historia de Salamanca en la que el lector “irá conociendo, paso a paso, la andadura de la institución cameral por sus diferentes etapas que están muy influidas por el contexto político y social de cada época”. Cuatro etapas que se dividen en “una inicial que va desde su creación en 1886 hasta la Ley de Bases de 1911, desde 1911 hasta el fin de la Guerra Civil, el Franquismo y la época actual que comprende desde la transición hasta la Ley de 2014”.

A juicio de Díez, la última época en la que se enmarca la Cámara de Comercio es “la más interesante” porque en ella la corporación cameral “deja de estar soslayada al poder político franquista, retorna su papel natural y tiene que buscar su espacio y diferenciarse de las Organizaciones Patronales, enmarcando su papel como institución prestadora de servicios que sirvan para dinamizar la economía de Salamanca”.

Este papel es clave y, según el autor, “tienen que ponerse en valor ideas, propuestas que han surgido en la Cámara de Comercio de Salamanca y posteriormente, puestas en marcha, han sido claves para la economía de la provincia”. Ejemplos como la “dinamización para que las Administraciones Públicas hayan creado los saltos del Duero, campañas para solicitar diferentes infraestructuras… Iniciativas de acercamiento a Portugal tanto en el tema empresarial como en el turístico o en el tema educativo, en la proposición para la creación de los Cursos Internacionales”.