La denuncia de Confaes lleva a Jesús Terciado a dimitir de la presidencia de la patronal Cepyme y Confae

Jesus Terciado, actualmente ex presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas Cepyme, cierra su annus horribilis como dirigente empresarial con la dimisión de todos sus cargos: al frente de Cepyme (5 de noviembre) y de la patronal abulense Confae (10 de noviembre), así como de la presidencia de la sociedad CEOE Internacional.

El desencadenante de estas dimisiones se encuentra en la denuncia por estafa y falsedad documental presentada el pasado mes de junio por tres representantes empresariales salmantinos, pertenecientes a Confaes por presuntas irregularidades de Terciado al frente de la patronal nacional de las pymes. Tal y como desveló La Sexta, Terciado habría facturado por medio de sus empresas más de 300.000 euros en 23 meses. Tras hacerse pública esta denuncia, el propio Terciado reconoció estos pagos y aseguró que abandonó esta práctica en 2013 al contar con un sueldo como ejecutivo de alta dirección, que ronda los 13.000 euros al mes. La sorpresa saltó cuando los representantes de Salamanca desvelaron que no existía acuerdo dentro de los órganos de gobierno de la organización empresarial, es decir, contaba con un sueldo que se había puesto de forma completamente irregular y sin consulta alguna.

Jesus Terciado y Diaz Ferrán en su elección como presidente de CEPYMe
Jesus Terciado junto a Diaz Ferrán el dia de su eleccion como presidente de Cepyme

Se trata de “dos empresas en cuyo capital participa mayoritariamente Jesús Terciado, que han facturado más de 300.000 euros a Cepyme. Unos gastos por unos servicios de los que no hay ningún rastro en las memorias de la patronal. Como tampoco se sabe en Cepyme de que haya habido un concurso de ofertas para contratar estos servicios”, explica uno de los denunciantes, Ricardo Andrés.

Los denunciantes destacan además que el objeto social de estas sociedades _ingeniería agrónoma e ingeniería topográfica­­_ son ámbitos alejados de las funciones que desarrolla Cepyme, y que nunca habían facturado a Cepyme hasta ese momento.

Igualmente, Bernabé Cascón, otro de los denunciantes, señala, que se vieron abocados “a acudir a los tribunales como último recurso, tras sufrir un linchamiento al intentar hacer estas preguntas públicamente en la propia asamblea de Cepyme, ocultándose igualmente información en la reunión que con este motivo se mantuvo en Cepyme con posterioridad”, tal como detalló en una entrevista en la Cadena SER,

Imputación de la cúpula de CEPYME

A raíz de esta denuncia de los representantes salmantinos, el juez citó a Jesus Terciado para declarar como imputado al considerar que existían elementos que podían constituir un presunto delito los de “falsedad y estafa o apropiación indebida”.

Tras la declaración de Terciado, el juez solicitó la comparecencia de la actual cúpula de Cepyme así como del ex presidente de esta organización, Jesús Bárcenas, citándolos en calidad de imputados.

El juez pidió que el secretario general, José Alberto González Ruiz, y el gerente, José Manuel Vilar Martínez, comparecieran como imputados “por cooperación necesaria en los referidos delitos” de falsedad y estafa o de apropiación indebida. Asimismo, se solicitó como prueba documental las cuentas de Cepyme y de las empresas de Terciado implicadas.

Al tiempo que este proceso seguía su curso en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el diario El PAIS desvelaba el 20 de octubre nuevos indicios de actuaciones irregulares de Terciado. Esta vez al frente de la patronal castellanoleonesa, CECALE. Este diario señalaba que Terciado habría cobrado a través de sus empresas, de proveedores de lapatronal de Castilla y León (CECALE). Entre 2008 y 2010, Terciado cobró más de 178.000 euros de dos empresas con las que CECALE contrataba servicios.

La fiscalía investiga a Terciado en CECALE

Pero esta no es la única sospecha de irregularidades en la etapa de Jesus Terciado al frente de CECALE. La semana pasada, y tras la declaración del que fuera secretario general de la patronal regional, Héctor García Arias, el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Valladolid ha solicitado a la fiscalía que se investigue un posible delito de ‘corrupción en el sector privado’.

De esta forma, se pretende averiguar si durante esta etapa la patronal reclamaba cuotas a las empresas por ser seleccionadas para prestar servicios y si estas aportaciones eran acordadas con la patronal como un porcentaje (del 10 al 20 por ciento) del total facturado por los servicios prestados, tal y como publicó el ABC Castilla y León.

Estos hechos vienen a dar la razón a la patronal salmantina, quien desde 2010 lleva advirtiendo de las irregularidades de la gestión en la etapa de Terciado en, asumiendo en solitario un papel difícil y muchas veces criticado, de las irregularidades de la gestión de la etapa de Terciado al frente de CECALE y que han supuesto el deterioro de la estructura y las finanzas de la organización regional, que se encuentra en la actualidad en un delicado momento. (Norte de Castilla).